Israel autoriza la entrada parcial de combustible en Gaza

  • El Gobierno de Israel suspende el cierre de las fronteras que ha dejado sin electricidad a 800.000 personas y autoriza la entrada de asistencia sanitaria y combustible para la planta eléctrica, pero no para vehículos

Comentarios 1

Israel ha autorizado la entrada a partir del martes de asistencia médica y combustible para la principal planta eléctrica de Gaza, después de que las últimas medidas de castigo hayan provocarado grandes apagones en la franja y críticas internacionales.

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, ha autorizado la entrada de fuel para la planta eléctrica de Gaza, cuyas turbinas dejaron de funcionar el domingo por falta de combustible, lo que dejó a oscuras a unas 800.000 personas en el centro de la franja.

El corte fue el resultado de la medida adoptada el jueves pasado por Israel de cerrar todos los pasos fronterizos e impedir el acceso de ayuda humanitaria a Gaza, en represalia por el lanzamiento de cohetes contra territorio israelí por parte de las milicias palestinas.

Barak ha conversado hoy por teléfono con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y le ha asegurado que Israel no tiene interés en provocar una crisis humana en la franja de Gaza, pero al mismo tiempo recalca que no permitirá que los milicianos palestinos continúen atacando desde la franja localidades israelíes.

Tras una reunión con altos funcionarios del Gobierno israelí en la que intervino Barak, una fuente de Defensa, citada por la edición electrónica del diario Haaretz, afirma que tras las sanciones impuestas por Israel "parece que han captado el mensaje en Gaza".

En este sentido, la fuente argumenta que "desde el jueves, cuando fueron disparados 40 cohetes Al-Kasam contra Israel, el número de proyectiles se ha reducido, y hoy, por ejemplo, sólo un Al-Kasam ha sido lanzado. La presión económica y militar ha tenido un impacto". Con todo, la fuente advierte de que "si continúa el lanzamiento de cohetes, no nos lo pensaremos dos veces en lo relativo a reforzar las sanciones y cerrar las fronteras".

El Ministerio de Defensa afirma también que se permitirá la entrada de gasóleo para los generadores y el consumo doméstico, aunque un portavoz de Exteriores ha matizado que las restricciones sobre la gasolina para vehículos permanecerán en pie.

Antes del anuncio de Barak, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, se mostraba impasible ante la situación de la población civil de Gaza. "En lo que a mi respecta, todos los residentes de Gaza pueden ir andando, pero si no tienen gasolina para sus vehículos es por culpa de un gobierno criminal que no permite a la población del sur de Israel vivir en paz", señaló Olmert en alusión del ejecutivo islamista de Hamas que controla la franja.

También había advertido en una comparecencia junto al jefe de la diplomacia holandesa, Maxime Verhagende, que Israel no "lucha contra los civiles sino contra aquellos implicados en el terrorismo. De ninguna forma dejaremos que la vida en Gaza sea cómoda y agradable".

Por la mañana centenares de palestinos se han manifestado junto al paso fronterizo de Rafah, en el sur de Gaza, contra las restricciones israelíes. Políticos como el diputado y ex ministro de Información Mustafa Barguti, han pedido incluso al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, que cese las negociaciones de paz con Israel hasta el fin de las sanciones.

Abás ha abordado hoy en Jordania con las autoridades de ese país la situación en la franja mediterránea, controlada por Hamás desde el pasado mes de junio tras protagonizar una sublevación armada contra las fuerzas de seguridad leales a Abás. Fuentes allegadas al presidente palestino han afirmado que Abás analizó la situación con Mubarak y con la UE, a fin de alcanzar un mecanismo que permita sortear las medidas israelíes y evitar así una crisis humanitaria.

Egipto e Israel mantienen cerradas las fronteras de la franja de Gaza desde junio, tras la toma de control por Hamás, lo que ha provocado hasta la fecha la muerte de 70 enfermos que no pudieron recibir la atención sanitaria adecuada en la franja o fuera de ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios