Karadzic cuestiona la competencia del Tribunal de La Haya para juzgarlo

  • El ex líder serbobosnio se niega a declararse culpable o inocente del cargo de genocidio

El ex líder serbobosnio Radovan Karadzic cuestionó ayer la competencia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) para juzgarle por genocidio y se negó a declararse culpable o inocente, por lo que el juez le registró como "no culpable" para poder continuar con el proceso abierto contra él.

"Estoy desafiando la competencia de este tribunal", afirmó alterado Karadzic cuando el juez Ian Bonomy le pidió que se declarase culpable o inocente de los crímenes que presuntamente perpetró durante la guerra de Bosnia, entre 1992 y 1995.

Ante el segundo intento del magistrado para que Karadzic respondiera a los once cargos que pesan sobre él, el acusado reiteró su negativa y afirmó: "este tribunal no tiene derecho a juzgarme".

El ex presidente de la República Srpska (la parte serbia de Bosnia) volvió a alegar la supuesta inmunidad que, según él, le ofreció el entonces asistente del secretario de Estado de EEUU durante el Gobierno de Bill Clinton, Richard Holbrooke, al final de la guerra de Bosnia.

Karadzic se representa a sí mismo, sin abogado, para afrontar dos acusaciones de genocidio y crímenes de guerra y lesa humanidad, en una lista en la que destaca la muerte de casi 8.000 musulmanes varones, incluidos niños, en el enclave de Srebrenica en 1995, y el asedio de Sarajevo.

Antes de que el serbobosnio pudiese continuar con su alegato, el juez Bonomy le cortó para recordarle que el objetivo de la vista se limitaba a que se pronunciase sobre los cargos.

Karadzic reiteró su decisión de no declarar por las razones que había expuesto.

Según las normas del TPIY, a falta de una declaración del acusado, es el magistrado que preside el tribunal quien en su nombre puede asumir la no culpabilidad del imputado.

La declaración sobre los cargos es un requisito para que el proceso siga su marcha en la fase preliminar y pueda fijarse una fecha para que empiece el juicio propiamente dicho.

Según se supo al inicio de la vista, Karadzic presentó ayer una moción de última hora en la que pedía a los jueces que anulasen la última modificación de su acusación hecha por la Fiscalía.

Con la presentación de esa moción, Karadzic perseguía que los jueces aplazasen nuevamente su respuesta a los cargos. En lugar de eso, la terna de magistrados se reunió justo antes de que empezase la vista y negó la moción del ex líder serbobosnio, por considerarla infundada.

Como respuesta a la decisión de los jueces, el acusado llegó a acusar al juez Bonomy de "conducir incorrectamente" el proceso contra el.

Por el momento, se desconoce la fecha en la que comenzará el juicio contra Karadzic, aunque el tribunal quiere evitar un proceso de varios años como el del ex presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, truncado por su muerte en 2006.

Hasta ahora, el serbobosnio ha hecho todo lo posible para dificultar el deseo de la Fiscalía de agilizar su proceso.

Karadzic fue arrestado el pasado julio en las afueras de Belgrado, donde vivía dedicado a la medicina alternativa bajo una identidad falsa y con un aspecto irreconocible, con pelo largo y una luenga barba blanca.

Tras su entrega al TPIY, sólo quedan prófugas dos de las 46 personas requeridas por el tribunal de la ONU por los crímenes de la guerra de Bosnia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios