Kofi Annan, mediador en la crisis keniana, vislumbra una solución la semana próxima

  • Un portavoz del ODM anunció que su agrupación había llegado a un acuerdo "en principio" para formar un gobierno conjunto con el Partido de Unidad Nacional (PNU) del presidente keniano Mwai Kibaki

La crisis que afecta a Kenia desde diciembre pasado podría quedar resuelta la próxima semana, dijo el viernes el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, quien está mediando en las negociaciones entre el Gobierno y el opositor Movimiento Democrático Naranja (ODM, sigla en inglés).

"El Gobierno y la oposición admiten que es necesario un acuerdo político y guardo esperanzas de que, con un poco de paciencia y otro de suerte, concluyamos nuestro trabajo (discusiones) sobre un arreglo de los temas políticos para principios de la semana entrante", dijo Annan a los periodistas en Nairobi.

Poco antes de la rueda de prensa de Annan en el Hotel Serena de esta capital, donde se celebran las negociaciones, un portavoz del ODM, William Rutto, anunció que su agrupación había llegado a un acuerdo "en principio" para formar un gobierno conjunto con el Partido de Unidad Nacional (PNU) del presidente keniano Mwai Kibaki.

"El país está en crisis y ninguno (de los bandos) puede resolverla por si solo, de manera que, en principio, hemos llegado a un acuerdo para formar un gobierno conjunto, cuyos detalles aún estamos discutiendo", dijo Rutto, quien integra la terna de negociadores del ODM.

Annan puso, sin embargo, una nota de cautela a las declaraciones del portavoz del ODM, tildándolas de "prematuras".

"Soy muy optimista y sinceramente espero que lleguemos a una solución entre el lunes y martes próximos, pero la declaración de que se ha conseguido ya un acuerdo es prematura", afirmó el antiguo jefe de la diplomacia internacional.

Los negociadores del ODM y los del gobierno encabezado por el presidente keniano, Mwai Kibaki, mantienen conversaciones a puerta cerrada desde principios de la semana pasada para resolver la crisis política y tribal desatada tras las elecciones generales del 27 de diciembre, calificadas de fraudulentas por la oposición.

Este lunes, ambas partes se pusieron de acuerdo en más de veinte puntos sobre la resolución del problema humanitario generado por la crisis, que ha dejado un saldo de un millar de muertos y más de 300.000 desplazados de sus lugares de origen.

Las facciones tratan ahora de resolver el estancamiento político, ya que el ODM exigía hasta hoy que Kibaki dimitiera antes de entablar cualquier "otro tipo de negociaciones".

El verdadero problema que separa a la oposición y el Gobierno se deriva directamente del anuncio de los resultados de las elecciones que dieron la victoria a Kibaki, en detrimento del jefe de filas del ODM, Raila Odinga, quien no ha reconocido el triunfo de su rival y denuncia las irregularidades cometidas durante el escrutinio y recuento de votos.

No obstante, Odinga suavizó ayer su posición y dijo en rueda de prensa que su partido tenía "voluntad de llegar a un acuerdo" con el Gobierno de Kibaki.

"Inicialmente nuestra posición era que habíamos ganado las elecciones, que Kibaki debía renunciar y nosotros ocupar el Gobierno, sin embargo también subrayamos que éramos flexibles", matizó Odinga.

El equipo negociador del ODM está compuesto por Musalia Mudavadi, Rutto, números dos y tres de la formación, respectivamente, y la diputada Sally Kosgei.

El bando gubernamental, representado por la ministra de Justicia Martha Karua, su homólogo en Educación, Sam Ongeri, y el secretario General del Movimiento Democrático Naranja de Kenia (ODM-K), Mutula Kilonzo, ha insistido en que la oposición reconozca la victoria de Kibaki como paso previo a cualquier acuerdo político.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios