La ONU interrumpe la distribución de alimentos en Gaza ante la falta de combustible

La ONU interrumpió el jueves a media tarde la  distribución de alimentos en la franja de Gaza tras quedarse sin reservas de  carburante, anunció a la AFP un portavoz de la Agencia para los refugiados  palestinos (UNRWA).

"Hemos suspendido la distribución de toda ayuda alimentaria a los 650.000  refugiados palestinos en la franja de Gaza por culpa de la falta de carburante  en las reservas de Gaza", indicó Adnan Abu Hasna.

La agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos dijo que la falta de medios de transporte también  impide el funcionamiento con normalidad de 214 escuelas, 19 centros de salud y la recogida de basuras.

En vista de la situación, la Unión Europea (UE) instó a Israel a retormar el abastecimiento de combustible a la Franja. Sin embargo, el gobierno del primer ministro israelí, Ehud Olmert, acusó a la organización islamista Hamas, que controla el territorio desde el pasado junio, de "fabricar" intencionalmente una crisis energética.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Arye Mekel, aseguró que Israel envió hace tres semanas cerca de un millón de litros de combustible al paso fronterizo de Najal Oz, en el norte de la Franja de Gaza, cantidad que alcanza para satisfacer las necesidades humanitarias.

Sin embargo, según Mekel, Hamas se niega a distribuir el combustible para crear la falsa impresión de que existe una crisis en la Franja. Hamas ha convocado por el contrario manifestaciones para este viernes ante los pasos fronterizos.

Desde Bruaselas, el comisario de Desarrollo de la UE, Louis Michel, consideró "inaceptable que la ONU pueda verse obligada a suspender su ayuda humanitaria sólo porque no hay suficiente combustible para sus vehículos".

El representante europeo dijo además que "es esencial la reanudación del suministro de combustible a Gaza y en particular que se garantice de inmediato la provisión a las agencias de la ONU y los servicios básicos". La UE es el mayor donante a los territorios palestinos, con ayuda humanitaria por 30 millones de euros (48 millones de dólares) anuales sólo para la Franja de Gaza.

Según medios de comunicación estadounidenses, una discusión en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la situación en la Franja tuvo que ser suspendida en la noche del miércoles después de que el embajador de Libia ante Naciones Unidas, Ibrahim Dabbashi, comparara el territorio con los campos de concentración nazis y el Holocausto.

Varios embajadores, entre ellos los de Estados Unidos, Francia y Reino Unido, abandonaron la sala en señal de protesta. El Ministerio de Relaciones Exteriores israelí lamentó lo sucedido y aplaudió la actuación de los diplomáticos que abandonaron la sala.

A la escasez de combustible en la Franja de Gaza se ha llegado por tres factores. El primero de ellos es que Israel comenzó en octubre a reducir el suministro para aumentar la presión sobre Hamas y forzar así el fin del lanzamiento diario de cohetes y granadas de mortero contra ciudades israelíes limítrofes.

Según la ONU, en marzo entraron en la Franja un 80 por ciento menos de gasolina y un 57 por ciento menos de combustible diesel que en el mismo mes del año pasado.

Además, los recientes ataques palestinos contra el paso fronterizo de Najal Oz, utilizado para la entrada de combustible, ha traído reiteradas interrupciones en el suministro en las últimas semanas.

Al mismo tiempo, los propietarios de gasolineras en el territorio se encuentran en huelga desde comienzos de mes para exigir un mayor abastecimiento por parte de Israel. La huelga ha hecho aumentar todavía más los precios en el mercado libre.

Según testigos palestinos, Hamas sigue repartiendo gasolina y diesel a sus miembros y simpatizantes. Por ello, sus dirigientes y funcionarios en instituciones públicas, pero también estudiantes, pueden acudir a su puesto de trabajo o a la universidad en coche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios