Obama derrota a Clinton en Iowa y Huckabee gana entre los republicanos

  • Barack Obama da la sorpresa en la campaña electoral y gana entre los democrátas de Iowa · El ex predicador Huckabee convence a los electores republicanos

El joven senador negro Barack Obama ha causado esta noche la primera sorpresa de la campaña electoral estadounidense, al derrotar en las primarias demócratas de Iowa a la favorita Hillary Clinton, mientras el ex pastor bautista Mick Huckabee vencía entre los republicanos.

Obama, que podría convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos, ha asestado un duro golpe a la también senadora y ex primera dama Clinton, así como al ex senador John Edwards, en el pequeño estado rural de Iowa. El senador de Illinois ha logrado el apoyo del 37,58 por ciento de los delegados de Iowa, dejando a su rival más cercano, Edwards, a casi diez puntos (29,75 por ciento).

Hillary Clinton ha obtenido un decepcionante tercer puesto (29,47 por ciento), tras liderar las encuestas durantes meses. La senadora y ex primera dama se declara, no obstante, "optimista" de cara a las primarias que se celebrarán el próximo martes en New Hampshire y el resto de la campaña.

Obama, de 46 años, ha ganado en un estado donde el 95 por ciento de la población es blanca, tras presentarse como el candidato del cambio y de la esperanza, al tiempo que no cesaba de recordar que no había apoyado en el Congreso la invasión de Iraq como sus rivales Clinton y Edwards.

Por parte republicana, el ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee, ha ganado las preliminares republicanas en Iowa, donde se inicia formalmente la carrera para las elecciones presidenciales del próximo 4 de noviembre en Estados Unidos. Huckabee, de 52 años, había registrado un fuerte auge en el último mes gracias al apoyo de los evangelistas y ha derrotado al ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, un mormón que encabezó durante varios meses las encuestas en Iowa. "Esta victoria demuestra que la gente es más importante que la billetera", asegura Huckabee, que dispone de menos fondos que el empresario Romney para hacer campaña.

En medio de una campaña republicana dominada por la lucha contra la inmigración clandestina, el ex gobernador, que ha sido pastor bautista durante 20 años, presentó hace un mes un plan de reforzamiento del control de la frontera, que recibió el apoyo del fundador de los cazainmigrantes "Minutemen", Jim Gilchrist.

El otro favorito, el ex alcalde republicano de Nueva York Rudolf Giuliani decidió no implicarse en la campaña en Iowa para invertir todos sus esfuerzos en otras primarias. Giuliani ha sido la excepción. Los otros candidatos recorrieron sin descanso la tierra que vio nacer al legendario actor John Wayne, invirtiendo más de 40 millones de dólares en propaganda para arrancar el apoyo de los habitantes de este estado que representa el 1 por ciento de la población de Estados Unidos.

Este pequeño estado suele ser clave para las elecciones presidenciales: el fracaso en Iowa puede ser fatal para los aspirantes a la investidura partidaria para la carrera por la Casa Blanca. Y el éxito podría convertirse en un formidable trampolín, dado que cinco de los siete últimos vencedores en de Iowa resultaron ganadores de la candidatura presidencial de sus respectivos partidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios