Obama continúa imparable

  • El senador por Illinois se consolida como líder en el recuento de delegados tras encadenar ocho victorias consecutivas · Ha logrado "arrebatar" a Clinton sectores de población que le eran favorables

El senador Barack Obama continúa imparable en febrero y, con su pleno de triunfos del martes en las primarias del Potomac, deja herida a la senadora Hillary Clinton, su rival por la candidatura demócrata a la Presidencia de EEUU.

Obama se impuso en Virginia, Maryland y el Distrito de Columbia con enormes diferencias en una nueva confirmación de que el momento le pertenece. También triunfó en las tres demarcaciones el senador John McCain, que dio otro pequeño paso hacia la nominación republicana. Su rival, Mike Huckabee, insistió sin embargo en que seguirá hasta que lo eliminen las matemáticas.

Con los tres del martes, el senador por Illinois encadenó ocho triunfos seguidos sobre Clinton después del supermartes: cuatro el sábado (el Estado de Washington, Nebraska, Luisiana e Islas Vírgenes) y uno el domingo (Maine).

"El cambio que buscamos arrasó hoy en la bahía de Chesapeake y el Potomac", afirmó Obama. "Ganamos en Maryland, ganamos en Virginia y, aunque también ganamos en Washington, este movimiento no se detendrá hasta que no haya un cambio en Washington. Y esta noche estamos en camino", agregó en un discurso en Wisconsin.

En el campamento de Clinton, en su peor momento desde que empezó la campaña, hubo silencio absoluto, incluida la candidata. Los amplios triunfos del martes permitieron a Obama consolidarse en el recuento de delegados de los grandes medios estadounidenses, que ya coinciden en considerarlo en cabeza en lo que verdaderamente cuenta: los votos que elegirán al candidato demócrata en la convención demócrata que se celebrará en Denver del 25 al 28 de agosto.

Virginia repartió 83 delegados comprometidos para la convención, 70 Maryland y 15 el Distrito de Columbia, que acoge a la capital, Washington.

El contraste de los datos fue brutal. En Virginia, el Estado donde Clinton esperaba hacerlo mejor, la diferencia fue contundente: 64 por ciento frente a 35. En el Distrito de Columbia, que tiene un 55 por ciento de población negra, se esperaba un triunfo cómodo de Obama, pero no una goleada de tales dimensiones: 75 por ciento contra 24. Y en Maryland el mal tiempo obligó a retrasar una hora y media el cierre de los locales electorales, pero eso no evitó tampoco que Obama arrollara: 60 a 36 por ciento para el de Illinois.

Entre los grupos clave, Clinton sólo ganó los blancos y los latinos en Maryland y con escasas diferencias. Todo lo demás en las tres circunscripciones se decantó por Obama: hombres, mujeres, afroamericanos, todas las religiones, todas las edades, todos los rangos de ingresos y latinos y blancos en Virginia.

Las próximas citas demócratas serán el martes con los caucus de Hawai y las primarias de Wisconsin, en ambos casos con el candidato negro de nuevo como favorito. En la campaña de Clinton no ocultan que dan las dos citas por perdidas y ya se concentran en el 4 de marzo, cuando entre Ohio y Texas repartirán 334 delegados.

Clinton, de hecho, ya estuvo el martes en la ciudad texana de El Paso, limítrofe con México. En su discurso no hizo mención alguna a los resultados logrados en la capital, pese a que en el momento en que habló ya se sabía que había perdido en las tres citas.

Según el sitio RealClearPolitics, hasta el momento Obama cuenta con 1.231 delegados ante los 1.196 de Clinton, ambos lejos de los 2.025 necesarios para asegurarse la investidura.

Entre los republicanos, todo está mucho más claro, aunque no finalmente decidido, como insiste en repetir Huckabee. En Virginia, McCain se impuso por 50 a 41 por ciento, en el Distrito de Columbia por 68 a 17 y en Maryland dominó con un 55 frente al 29 por ciento.

En su línea de considerarse ya el nominado, McCain centró su discurso en las elecciones de noviembre. "No sabemos con certeza quién tendrá el honor de ser el elegido del Partido Demócrata. Pero sabemos adónde llevará al país cualquiera de sus candidatos, y no osaremos permitírselo".

McCain acumula 797 delegados contra 240 de Huckabee, en tanto que para ser designado candidato republicano a suceder al presidente George W. Bush en la convención de septiembre en Saint Paul son necesarios un mínimo de 1.191 delegados. Los republicanos votarán la próxima semana sólo en las primarias de Wisconsin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios