Paralizado por completo el reparto de ayuda en la Franja de Gaza

  • La falta de gasolina impide a los camiones de la ONU llegar a los lugares de reparto

La grave crisis de combustible en la Franja de Gaza llevó ayer a las Naciones Unidas a paralizar por completo el reparto de comida de emergencia entre los 650.000 refugiados palestinos del territorio.

El portavoz de la agencia de la ONU para la ayuda a los refugiados palestinos (Unrwa), Adnan Abu Hassna, advirtió de "mayores consecuencias" en el caso de que no se retome el suministro de combustible, en vista de que los refugiados afectados dependen ampliamente de los alimentos de Naciones Unidas.

Debido a la escasez de combustible diésel y gasolina, los paquetes de alimentos ya no pueden llegar a los lugares de reparto. La Unrwa ya había anunciado el jueves el cese en la distribución.

Según el portavoz, pese a la suspensión del reparto de comida, la ONU seguirá prestando ayuda en el terreno de la educación y la salud. "Aunque también aquí tenemos problemas, porque muchos profesores, estudiantes, doctores y enfermeras tienen que acudir a sus puestos de trabajo a pie".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios