La Policía danesa frustra un plan para asesinar a un caricaturista de Mahoma

  • Tres hombres fueron detenidos ayer como sospechosos de idear un atentado contra un autor de las polémicas imágenes del profeta aparecidas en un diario

Comentarios 1

Dos tunecinos y un danés de origen marroquí fueron detenidos ayer en Dinamarca como sospechosos de planear un atentado contra Kurt Westergaard, uno de los dibujantes del rotativo Jyllands Posten que hizo una caricatura del profeta Mahoma.

Según informó ayer el jefe de los Servicios Secretos de Dinamarca (PET), Jakob Scharf, el danés es sospechoso de violar las leyes contra el terrorismo pero lo más probable es que sea puesto en libertad una vez haya prestado declaración.

Respecto a los dos tunecinos, el jefe del PET aventuró que serán expulsados del país.

Las detenciones se produjeron a primera hora de la mañana en la ciudad de Arhus, al oeste de Dinamarca, y según la Policía tuvieron carácter preventivo.

Se efectuaron cuando los presuntos terroristas estaban "en la fase inicial" de los preparativos para atentar contra Westergaard, uno de los 12 dibujantes que caricaturizaron a Mahoma.

El director del diario, Carsten Juste, indicó ayer en la edición digital del periódico que había "planes muy concretos para asesinar a Kurt Westergaard". El caricaturista, de 73 años, y su esposa Gitte, de 66 años, llevan meses bajo protección policial.

"La dirección de Jyllands Posten haseguido durante varios meses con gran preocupación los esfuerzos discretos de la Seguridad Danesa y de los Servicios de Inteligencia para proteger a Westergaard contra planes concretos de asesinarlo", aseguró el director del diario.

En opinión del afectado, se "demonizó" y amenazó a un dibujante que siempre ha sido profesionalmente escrupuloso y ha trabajo con respeto a "las leyes y el código deontológico daneses".

El propio dibujante señaló, también en declaraciones a la edición digital del diario, que las fuerzas de seguridad le habían puesto al corriente de los planes que existían contra él, pero que más que temor sintió "ira" e "indignación".

Westergaard dijo sentir furia de que se haya abusado de su persona para "sembrar tanta locura". Además, manifestó su temor de que las "malsanas" repercusiones de su caricatura puedan durar "para el resto" de su vida. "Es triste, pero se ha convertido en una circunstancia de mi vida", añadió.

El diario Jyllands Posten publicó en septiembre de 2005 una docena de caricaturas del profeta Mahoma que inicialmente pasaron desapercibidas, pero que meses después provocaron una ola de protestas en varios países de religión islámica.

Las manifestaciones de protesta contra la publicación de las polémicas caricaturas llegaron a provocar decenas de muertos en distintos países.

El islam considera una ofensa la representación en imágenes del profeta Mahoma. Es por esto que Westergaard lleva tiempo amenazado, ya que dibujó al profeta como un hombre barbudo y siniestro, que lleva una bomba en su turbante. La versión digital del diario reprodujo de nuevo ayer la caricatura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios