La Policía norirlandesa pide ayuda al Ejército contra los disidentes del IRA

  • El jefe de la Policía autónoma dice que el riesgo de ataques está en su nivel más alto desde que accediese a este cargo hace siete años

La Policía autónoma norirlandesa (PSNI) ha solicitado la intervención de los servicios secretos (el MI5) y las Fuerzas Armadas británicas para hacer frente a la creciente amenaza de grupos disidentes del Ejército Republicano Irlandés (IRA). 

Así lo confirmó este viernes el jefe del PSNI, Hugh Orde, quien ha advertido de que el riesgo de ataques de paramilitares disidentes está en su nivel más alto desde que accediese a este cargo hace siete años. 

El Ejército británico puso fin en agosto de 2007 a sus operaciones en Irlanda del Norte, donde llegó en 1969 para apoyar a la Policía ante el aumento de la violencia por los enfrentamientos entre católicos y protestantes, una situación que duró más de treinta años. 

Con la retirada del Ejército, la agencia de contraespionaje británica MI5, que se ocupa de los asuntos de seguridad nacional, tomó las riendas de los servicios secretos de la región, relevando en esas tareas al PSNI para unificar la recolección de información y mejorar, así, la respuesta del Reino Unido ante la amenaza del terrorismo internacional. 

Según declaró Orde, la presencia ahora de especialistas militares en Irlanda del Norte responde a la necesidad de incrementar "la capacidad técnica" de la Policía, aunque precisó que aquellos no tendrán papel operativo alguno. 

El máximo responsable de la PSNI insistió en que no hay planes para desplegar de nuevo un contingente militar en la provincia que acompañe a las fuerzas del orden en sus actividades diarias. 

Orde recalcó que la medida cumple con las reglas establecidas en el acuerdo de paz de Saint Andrews (2006), el texto que sentó las bases para la formación del actual Gobierno de poder compartido entre católicos y protestantes. 

"Durante los últimos siete o nueve meses he afirmado que la amenaza estaba creciendo. Ésta es muy específica, los llamados terroristas disidentes republicanos están dispuestos a asesinar a agentes de policía", explicó Orde a la cadena británica BBC. 

"Desde el pasado noviembre -abundó- ha habido 15 ataques, desde tiroteos hasta bombas trampa en coches, pasando por minas antipersonales y un coche bomba con más de 100 kilos de explosivos el pasado mes". 

Orde recordó que el MI5 está ahora al mando de las operaciones de recogida de información nacional y que, por tanto, sus peticiones no difieren de las que cualquier jefe de Policía del Reino Unido hubiese efectuado ante una situación de amenaza terrorista como la que existe en Irlanda del Norte. 

No obstante, el regreso del Ejército británico ha creado "preocupación" en las filas del moderado y católico Partido Socialdemócrata y laborista (SDLP), cuarta formación de la provincia. 

La parlamentaria Dolores Kelly, quien ocupa un puesto en el Comité de la PSNI -órgano que supervisa sus actividades-, aseguró hoy que su partido quiere abordar este asunto con las autoridades policiales y con el Gobierno de la República de Irlanda. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios