Prodi pierde su apuesta en el Senado y renuncia como primer ministro

  • El líder de la coalición de centroizquierda presenta su dimisión al presidente Napolitano, que ahora deberá buscar una salida · La sesión fue muy violenta con insultos, ataques personales y amenazas

El Senado italiano negó anoche el voto de confianza pedido por el presidente del Gobierno, Romano Prodi, lo que forzó al líder de la coalición de centroizquierda La Unión a presentar su dimisión al jefe del Estado, el presidente Giorgio Napolitano.

Prodi, de 68 años, había pedido el voto de confianza tras la decisión del pequeño partido aliado democristiano Udeur de abandonar La Unión, que ha quedado en minoría en la Cámara Alta.

Votaron a favor de Prodi 156 senadores, mientras que en contra lo hicieron 161. Un senador se abstuvo. La mayoría requerida era de 160.

Entre los que votaron en contra se encuentra dos senadores del Udeur y otros dos del grupo que lidera Lamberto Dini, también miembro de La Unión.

Tras proclamar el presidente del Senado, el democristiano Franco Marini, el resultado adverso a Prodi, los senadores de la oposición conservadora prorrumpieron en aplausos y gritos, lo que obligó al titular de la Cámara Alta a exigirles respeto.

Antes de que se procediese a la votación, Romano Prodi abandonó el Senado y se dirigió a Palacio Chigi, sede de la jefatura del Gobierno, donde conoció el resultado. Prodi, a quien ayer la Cámara de Diputados sí le dio la confianza (allí La Unión tiene mayoría absoluta), pidió el voto a los senadores asegurando que Italia no se puede permitir en estos momentos un "parón" político y con la advertencia de que un "vacío político" puede dañar a la economía.

El líder de La Unión, la variopinta coalición de centroizquierda formada por 14 partidos, se mostró dispuesto a remodelar el Gobierno, reformar las instituciones y aprobar una nueva ley electoral. "El país necesita reformas urgentes y corre el riesgo de quedarse atrás. Reitero mi compromiso para que no se llegue a un voto que haga de Italia un país ingobernable", afirmó.

La oposición conservadora le negó la confianza afirmando que el país está paralizado y que la única salida son las elecciones generales anticipadas (la legislatura concluye en 2011).

El debate se celebró en un ambiente muy caldeado y durante el mismo el senador de Udeur Tommaso Barbato agredió verbalmente y escupió a su compañero de partido Nuccio Cusumano por votar sí a Prodi.

Cusumano se desmayó y tuvo que ser sacado del hemiciclo en una camilla. Tras ser atendido por un médico, se supo que su salud no corría ningún peligro.

El Udeur anunció antes de que acabara la sesión que Cusumano había sido expulsado del pequeño partido (sólo obtuvo el 1,4 por ciento de los votos en las elecciones de 2006) por "indigno".

Clemente Mastella, líder del partido y ex ministro de Justicia, votó "no" y "despidió" a Prodi con unos versos de Pablo Neruda en los que el poeta chileno dice: "muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca...".

Mastella dimitió la semana pasada del cargo de ministro de Justicia al conocerse que está siendo investigado por corrupción política, junto a su esposa, que es la presidenta del Consejo Regional de la Campania, la región cuya capital es Nápoles.

Tanto la Udeur como el Gobierno italiano desmintieron a través de sendas notas de prensa las especulaciones que publicaba el diario Italia Oggi y según las cuales Prodi habría ofrecido a los disidentes de la Udeur, entre otros, cargos importantes a cambio del voto positivo en el Senado.

Por su parte, el senador vitalicio Francesco Cossiga votó definitivamente sí, con lo que se sumó a los otros cinco senadores vitalicios que apoyaron a Prodi.

El Gobierno de Prodi, el segundo que preside, ha durado 20 meses. Se creó el 19 de mayo de 2006, tras las elecciones generales de abril en las que se impuso por algo menos de 25.000 votos al centroderecha encabezado por Silvio Berlusconi. En sus veinte meses de Gobierno, Prodi ha pedido al Parlamento 33 mociones y votos de confianza, el último el que ayer le hizo caer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios