Putin ordena un acercamiento de Rusia a las regiones separatistas de Abjazia y Osetia del Sur

  • El Gobierno de Georgia califica el movimiento de Moscú como una violación de su unidad territorial

El presidente saliente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó ayer un acercamiento diplomático de su país a las regiones separatistas georgianas de Abjazia y Osetia del Sur, pese a las protestas del Gobierno de Tiflis.

El Ejecutivo de Georgia, que aspira a integrarse en la OTAN, calificó el movimiento de Putin como una violación de su unidad territorial. Tras el reconocimiento de la independencia de Kosovo por parte de Occidente, Rusia amenazó con reconocer a su vez a Abjazia y Osetia del Sur como Estados independientes de Georgia.

El presidente de Rusia instó a su Gobierno a emprender relaciones con estas repúblicas separatistas en los sectores de economía, asuntos sociales, ciencia, cultura y educación. Su argumento se basa en la necesidad de proteger los intereses de los ciudadanos rusos en estos territorios.

"Es un paso más para la independencia de nuestras repúblicas", dijeron las autoridades de Abjazia. Se calcula que en los últimos años Moscú ha dado pasaportes rusos a más del 90 por ciento de la población.

Ya en marzo, tres semanas antes de que Kosovo se declarara independiente de Serbia, Moscú retiró las sanciones económicas contra Abjazia, vigentes desde hacía diez años. Abjazia y Osetia del Sur se separaron de Georgia en los años 90, tras las caída de la Unión Soviética.

En la esfera política rusa, las posturas de cara a ambas regiones fronterizas son heterogéneas. Por un lado, se habla del riesgo de una desestabilización del Cáucaso y, por otro, se teme que la polémica pueda afectar a los preparativos para los Juegos Olímpicos de Invierno 2014 en Sochi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios