Rusia dice que el avión de Georgia fue abatido por separatistas abjasios

  • Moscú asegura que el reconocimiento que realizó la aeronave violó "el acuerdo sobre el alto el fuego" · Tiflis dice tener un vídeo que prueba la agresión rusa

Rusia declaró ayer que el avión espía georgiano fue abatido por la defensa aérea de la separatista región de Abjasia y no por un caza ruso como afirma Tiflis, incidente que será debatido por el Consejo de Seguridad de la ONU.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso denunció que el vuelo de reconocimiento que el avión espía georgiano no pilotado realizaba sobre Abjasia el pasado domingo, cuando resultó abatido, supone una violación de los acuerdos de alto el fuego en el conflicto abjasio.

"Ese vuelo viola el Acuerdo de Moscú sobre el alto el fuego y la separación de las fuerzas de 1994, y las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre el mandato de la misión de observación de Naciones Unidas en Georgia", indicó la Cancillería.

Agregó que, según datos del Ministerio de Defensa ruso y las autoridades de Abjasia, el avión "fue abatido por las fuerzas de defensa aérea abjasias" cerca de la costa del mar Negro tras sobrevolar la región independentista cuando regresaba a Georgia.

La nota señala que el vuelo tuvo lugar en la mañana del domingo, pero las autoridades georgianas informaron sólo del mismo a los observadores de la ONU en la tarde de ese día, por lo que se trata a todas luces de una "acción militar no autorizada".

Las autoridades separatistas anunciaron el mismo domingo que habían abatido el avión espía georgiano y el lunes presentaron a la prensa y a los observadores algunos restos del aparato Hermes-450, fabricado por la compañía israelí Elbit.

Sin embargo, el Gobierno de Tiflis denunció que las imágenes transmitidas por la aeronave en tiempo real antes de que fuera abatido permiten ver que lo derriban misiles lanzados por un caza ruso MiG-29. "Tenemos grabaciones que demuestran que un avión de guerra de la Federación Rusa bombardea el territorio de Georgia y comete un acto de agresión violando las fronteras y amenazando la seguridad de nuestro pueblo", denunció el lunes el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, en un discurso transmitido por la televisión.

De esta forma, Rusia ha cometido "un acto hostil inadmisible, que pisotea las normas del derecho internacional", agregó Saakashvili, cuyo Gobierno presentó una nota de protesta a la Embajada rusa en Tiflis.

Saakashvili reiteró esa queja en una conversación telefónica ayer con el presidente ruso, Vladimir Putin, pero éste en respuesta le expresó su "perplejidad" por el hecho de que la parte georgiana realice "vuelos con fines militares sobre la zona del conflicto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios