Los combates entre tropas del Gobierno y rebeldes dejan 81 muertos en Somalia

  • La capital, Mogadiscio, sufre desde el sábado los enfrentamientos más intensos de los últimos meses en el bastión islamista situado al norte de la ciudad

Al menos 81 personas han muerto y 119 han resultado heridas en Mogadiscio desde el sábado en enfrentamientos entre rebeldes y tropas gubernamentales y etíopes, informó el presidente grupo somalí Organización para los Derechos Humanos y la Paz Elman, Sudan Ali Ahmed. Se trata de los combates más intensos registrados desde hace meses en el bastión islamista situado en el norte de la capital.

"Ochenta y una personas murieron y 119 resultaron heridas en Mogadiscio desde el sábado", explicó Ahmed en declaraciones telefónicas a Reuters. La cifra procede del recuento de víctimas elaborado a partir de fuentes como hospitales de la ciudad, activistas de la organización encubiertos, cadáveres contados en las calles y familias de las víctimas.

No existen otras fuentes fiables que puedan servir para contrastar el recuento, pero los vecinos sí han informado de una escalada en los combates desde el sábado. "Condenamos el incesante combate y la utilización de artillería contra la población civil. También condenamos a los grupos opositores que combaten entre los civiles y los utilizan como escudos (humanos)", dijo.

Los vecinos indicaron que ambas partes fortificaron sus posiciones durante la noche e intercambiaron fuego intenso a primera hora de ayer en torno al Hospital Save Our Souls (SOS, Salva Nuestras Almas) de Mogadiscio.

"Un proyectil de mortero impactó contra una casa situada justo detrás del Hospital SOS, mató a un anciano e hirió a su esposa y a tres de sus hijos", informó un trabajador sanitario. "Mientras corríamos para ayudar a esta familia vimos a un hombre no identificado yaciendo en el suelo", agregó. Trabajadores de varios hospitales indicaron que están atendiendo a decenas de pacientes heridos en los combates.

Las tropas etíopes invadieron el país en diciembre de 2006 para ayudar al Gobierno provisional a combatir a la insurgencia de la Unión de Tribunales Islámicos.

El primer ministro somalí, Nur Hassan Hussein, manifestó ayer su pesar por los somalíes que se han visto obligados a abandonar sus hogares para huir de la violencia, pero aseguró que el Gobierno y sus aliados etíopes tienen derecho a defenderse. "Lamento mucho que los civiles pobres tengan que huir de los combates", explicó en una rueda de prensa. "El Gobierno de Somalia siempre está dispuesto a la paz, pero si nuestras tropas y las etíopes son atacadas, los combates con cualquier grupo que esté contra la paz son inevitables", advirtió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios