Al menos 35 personas son quemadas vivas en una iglesia de Kenia

  • Las víctimas pertenecen a la misma etnia que el presidente Kiwaki, cuya sospechosa reelección ha desencadenado una orgía de violencia · Los acontecimientos recuerdan a los sucesos de Ruanda en 1994

Decenas de personas murieron ayer después de que una multitud incendiara la iglesia en la que se habían refugiado para huir de los violentos enfrentamientos que sacuden Kenia desde las elecciones del pasado jueves, según informaron testigos presenciales.

"Vi entre 10 y 15 cuerpos amontonados en una esquina. Estaban carbonizados. No pude volver a mirar", explicó a la agencia Reuters un periodista local desde la localidad de Eldoret que fue testigo del suceso. Según afirmó, hay una parte de la iglesia a la que no pudo acceder, pero "el balance de muertos podría ser de 30".

El reportero señaló que unas 200 personas buscaron refugio en esta iglesia, que se encuentra a unos ocho kilómetros de Eldoret, adonde habían llegado huyendo de los combates.

Según declaró, las víctimas eran en su mayoría de la etnia kikuyu, a la que pertenece el presiente Kibaki. "Algunos jóvenes llegaron a la iglesia. Lucharon contra los chicos que la vigilaban, pero fueron abatidos y los jóvenes prendieron fuego a la iglesia", indicó. Otro periodista local de Eldoret que había hablado con testigos presenciales resaltó que unos 30 cadáveres yacen en la iglesia. Hay otros cuatro fuera, añadió.

La zona donde ocurrió la matanza está situada en el valle del Rift, tradicionalmente dominado por la tribu Kalenjin. En los años 1992 y 1997, enfrentamientos entre las etnias locales provocaron cientos de muertos -la mayoría kikuyus- y miles se vieron obligados a huir de sus hogares.

Un responsable de la región del valle del Rift explicó que una multitud quemó la iglesia, y añadió que unas 15.000 personas está buscando refugio en iglesias y comisarías de Policía en la localidad de Eldoret. Según afirmó, los seguidores de la oposición a Kibaki son los responsables. El número de muertos registrados en Kenia desde las elecciones del pasado 27 de diciembre asciende a casi 200, según fuentes policiales, al tiempo que el Gobierno anunció hoy que siguen prohibidas todo tipo de manifestaciones.

El opositor Movimiento Democrático Naranja (ODM) de Raila Odinga, que no ha reconocido la victoria del presidente Kibaki, tiene previsto llevar a cabo una manifestación el jueves a la que asegura concurrirán más de un millón de seguidores, en el parque Uhuru. "No habrá manifestación", afirmó Alfred Mutua, portavoz del Gobierno, que sin embargo recordó a los presentes que en Kenia "hay libertad de movimiento".

Mutua aseguró que el Gobierno no ordenará el estado de emergencia porque "Kibaki es un hombre pacífico y que confía en el diálogo". En cuanto a la censura que existe en los medios de comunicación locales, Mutua defendió la postura del gobierno de establecer un paralelo con el genocidio ruandés de 1994.

"Durante el genocidio entre hutus y tutsis, algunas radios fueron utilizadas para propagar la violencia", dijo Mutua. "Nosotros no vamos a tolerar mensajes de odio en las emisoras del país", agregó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios