Abierta al público en El Ejido la muestra 'La Codorniz de Enrique Herreros'

  • La exposición muestra el sorprendente trabajo gráfico que este polifacético artista realizó para la revista La Codorniz, destacando los montajes realizados para las portadas de dicha publicación

Comentarios 0

Ayer quedó abierta al público la exposición La Codorniz de Enrique Herreros, en la que se recogen las portadas-collage que Quique Herreros realizó para la revista La Codorniz. En ella se muestra el sorprendente trabajo gráfico que este polifacético artista realizó para el semanario.

El espacio de la muestra está dividido en tres áreas: la parte central, que conforma el núcleo de la exposición, corresponde a la Antología de las portadas-collages de Herreros. De temática variada, en ellas se abordan distintos aspectos: desde la suave crítica costumbrista o la exaltación de la feminidad hasta la visión hermética de un mundo incierto. En torno a los collages, separados por su diferente propósito, se organiza el espacio de acuerdo a los distintos contenidos.

El diseño de la exposición pretende sumergirnos en la propia identidad de la revista La Codorniz jugando con los colores que Herreros aplicaba a sus trabajos: el blanco, el rojo anaranjado, el fucsia, el gris y el negro.

El universo de personajes y situaciones herrerianos sale de las propias portadas para adueñarse del ambiente. Detalles ampliados de las ilustraciones nos espían desde los muros, creando una atmósfera surrealista, magnética y sugerente.

La exposición consigue dar marcha atrás al reloj y atraparnos en una realidad mágica en este particular homenaje de Enrique Herreros a las vanguardias que, a pesar de sus más de sesenta años, no ha perdido un ápice de modernidad.

Enrique Herreros fue sin duda el más prolífico y asiduo colaborador de cuantos dibujantes gráficos intervinieron en los casi cuarenta años de vida del semanario humorístico La Codorniz. Para esta revista Herreros realizó más de setecientas portadas, desde el número tres de 1941, al anuncio de la primera desaparición oficial de la revista en 1977. De 1945 datan las primeras portadas en las que Herreros emprende una serie de fotomontajes, collage y dibujos de técnica mixta que suponían una auténtica ruptura y revolución con la línea llevada a cabo hasta ese momento. Las nuevas portadas iban a ser una excepción, pero también la manifestación personal y creativa de un artista dispuesto a dar su visión del mundo y de la realidad y su contenido.

Al mismo tiempo, hay un gran desarrollo de la preocupación estética y artística. Herreros como dibujante sintetiza, en innovadora propuesta, los grandes movimientos vanguardistas que ya se habían implantado con fuerza en Europa: la denuncia expresionista, la negación dadaísta, el sueño y la evasión del surrealismo.

En sus trabajos, Herreros demuestra tener un conocimiento muy exacto de estas raíces, pero consigue tener un estilo propio al sintetizar las propuestas de la vanguardia europea con una visión muy española heredada de Goya y de maestros como Gutiérrez Solana, introduciendo también su profunda vena de humorista aliado del absurdo. La exposición recoge, después de una cuidada selección, una antología representativa de estas portadas que revolucionaron el concepto gráfico de humor en España. Para una mayor comprensión de todo ello hemos dividido la exposición en siete unidades temáticas.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios