Acuario Teatro recrea a un Don Quijote divertido en la Plaza de la Catedral

Uno de los personajes más conocidos de la literatura cobró vida en la Plaza de la Catedral: Don Quijote. El famoso hidalgo de la Mancha, junto con su inseparable amigo Sancho y su amada Dulcinea, consiguieron arrancar las sonrisas de los asistentes con una versión musical de la conocida obra de Cervantes, cargada de tintes de humor e ingenio.

Un centenar de asistentes disfrutaron de la amena obra de teatro pensada "para toda la familia", tal y como aseguró Carlos Góngora, director de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro.

El buen tiempo y el emplazamiento único, con la Catedral de fondo, hicieron aún más especial la velada. El comienzo de la historia refleja a Alonso Quijano, un apasionado de los libros de caballeros que decide convertirse en uno de ellos.

A lomos de Rocinante, su viejo caballo, y acompañado por Sancho, los actores interpretaron algunos de los capítulos más conocidos de la historia de Cervantes.

Uno de los más aplaudidos fue la confusión que tuvo Don Quijote con los molinos de viento, pensando que eran gigantes. Los actores que interpretaban al caballero y su escudero se mezclaron entre el público señalando los grandes molinos que sirvieron como decorado a la divertida obra, y pronunciaron divertidas frases y expresiones con las que se ganaron al público.

No es casualidad que Cervantes haya estado tan presente en las Jornadas de Teatro. Este año se celebra el cuarto centenario de la muerte del escritor español, y la compañía Acuario Teatro le rinde homenaje con esta interpretación idónea para todos los públicos.

Diego Guzmán es el director y fundador de este grupo malagueño que cumple cuarenta años sobre el escenario. Con esta obra, Don Quijote. El musical están teniendo muchísimo éxito y han recorrido varias ciudades.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios