La Alcazaba a través del cristal

  • El conjunto monumental muestra una serie de piezas únicas, recuperadas en las últimas intervenciones arqueológicas · Lámparas, vasos, aspersores y hasta una cantimplora

El Conjunto monumental de la Alcazaba está mostrando al público una serie de piezas que nunca han sido expuestas, recuperadas en las ultimas intervenciones arqueológicas llevadas a cabo.

En torno a este evento se tienen organizadas una serie de conferencias que están siendo impartidas por especialistas de reconocido prestigio en la materia. Estas conferencias tienen lugar trimestralmente y coinciden con la presentación de las piezas, que quedan expuestas de forma temporal durante un periodo de tres meses.

Ayer la conferencia titulada Contexto arqueológico y caracterización de las piezas de vidrio, fue impartida por Ángela Suárez, Directora del Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería, dentro del programa de difusión Las Piezas Inéditas .

La conferencia giró en torno a un conjunto de piezas de vidrio que se presentan por primera vez al público después de un proceso de estudio, limpieza y restauración.

A pesar de la importancia que tuvo el vidrio en la cultura andalusí, no es frecuente ver piezas de este material en las vitrinas de los museos o en las grandes exposiciones temáticas. Esta poca presencia, achacada generalmente a su fragilidad y a la actividad de reciclado a la que era sometido el material fragmentado, se debe también a la falta de investigación en los contextos arqueológicos adecuados.

La singularidad e importancia del conjunto que ayer se presentó, radica precisamente en su contextualización. "El que hayan aparecido en el transcurso de una investigación arqueológica, realizada durante los trabajos de restitución de uno muro afectado por la lluvias, y en un contexto arqueológico no alterado, nos ha permitido fechar el momento final de uso de esas piezas, su funcionalidad y las circunstancias en que se produce su rotura y deposición", dijo Suárez.

El estudio tipológico ha permitido identificar la forma y posible función de las piezas, algunas de las cuales han sido restauradas. Destacan una cantimplora, vasos y aspersores, piezas todas relacionadas con el servicio de mesa o que quizá fueran también utilizadas como contenedores de perfumes y aceites de uso cosmético. Hay también abundantes restos de lámparas.

Del estudio de los fragmentos recuperados y de otros materiales relacionados como cerámica, fauna, etc., se han podido deducir datos relativos al momento y circunstancias en que se forma el estrato arqueológico. Probablemente debido a un terremoto, se desplomó la bóveda de la estancia sellando los materiales que contenía. Dado que al espacio se le dio un uso diferente, con el paso del tiempo, el depósito se mantuvo sin alterar durante más de quinientos años.

A pesar de la dificultad para fechar las piezas vítreas a partir de su tipología, en este caso han podido hacerlo gracias a los restos cerámicos asociados, de época nazarí.

El primer estudio sobre este conjunto de vidrio fue presentado en el Congreso sobre Vidrio Andalusí organizado por la Real Fábrica de Vidrio de la Granja de Segovia, en noviembre de 2006. La ponencia se realizó conjuntamente con Francisco Capel del Águila, investigador titular del Instituto de Cerámica y Vidrio del CSIC aunque contó con la participación de diversos expertos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios