Alfonso Salmerón presentó un libro de flamenco en la Peña El Morato

  • El cantaor nacido en Almería ofreció luego un recital acompañado de Antonio de Quero

El pasado viernes 28 de octubre, vísperas y puente de los santos, el cantaor almeriense más internacional, Alfonso Salmerón, volvió a visitar la tierra de los tempranos. El motivo fue presentar un libro de flamenco y anecdotario. Se trata de una especie de biografía autorizada, dónde el cantaor y compositor cuenta múltiples anécdotas acaecidas en los territorios flamencos a lo largo y ancho del planeta.

Entre los muchos artistas y situaciones de los que habla, se encuentran los Habichuela, la bailaora Merche Esmeralda, el popular Chiquito de la Calzada, la Paquera de Jerez, Porrina de Badajoz, el tenor José Carreras, el director Von Karajan, Plácido Domingo.

El almeriense Alfonso Salmerón ha sido el único flamenco que, a día de hoy, ha participado en una ópera, Carmen, bajo la dirección de Von Karajan.

La presentación corrió a cargo de Lola de Quero, presidenta de la peña flamenca El Morato, y de la periodista y comentarista de flamenco, Carmen K. Salmerón. Se fueron desgranando anécdotas, recuerdos de viajes, situaciones rocambolescas, momentos embarazosos y otros hilarantes, conectados todos con el hilo indeleble del flamenco.

Aplausos, risas, empatía y atención fue la respuesta del público asistente, entre los que se encontraban desde familiares, amigos y seguidores del cantaor, jóvenes ávidos de paladear el flamenco jondo y antiguo que caracteriza a Salmerón, y aficionados flamencos de diferentes nacionalidades: franceses, canadienses, estadounidenses, peruanos, alguno de ellos jóvenes erasmus.

Como ya empezó a hacerse en el San Juan Evangelista, de la mano de otro almeriense insigne, Alejandro Reyes, la Universidad sigue acercándose al flamenco, y éste a la Universidad.

Después de la presentación del libro, y a pesar de un catarro que, de tan enamorado no acaba de dejar al cantaor, se asistió a un recital flamenco memorable. Abrió con un cante lamentablemente poco dado ya, fuera de la cordillera Subbética: una granaína. Hay que destacar la guitarra acompañante en la propulsión de este cante, la guitarra de Antonio de Quero, hijo de El Niño las Cuevas, uno de los grandes maestros flamencos en esta esquina peninsular.

Alegrías de Cádiz entrelazadas con anécdotas vividas con el gran Chano Lobato, bulerías de Jerez, soleá por bulerías, tientos tangos que guiñaron a Morente, un taranto espectacular, "La seguiriya de María", sublime cante dedicado a la memoria de su hermana desaparecida, fueron algunas de las perlas que los artistas regalaron a su público.

Y si abrió el concierto por granaínas, cerró por fandangos de Huelva, levantando al respetable que le arropó con un manto de aplausos bien caluroso, tanto a Alfonso, como a Antonio de Quero y a Oscar Salmerón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios