Alhama apuesta por la cultura con la sala de exposiciones Moncada Calvache

  • La primera gran muestra, que estará abierta durante dos semanas, está comisariada por el galerista Trino Tortosa y ha reunido obra del propio autor así como de otros artistas insignes del siglo XX

Alhama acaba de estrenar una nueva sala de exposiciones que lleva el nombre del insigne pintor Moncada Calvache. La sala es de titularidad municipal y fue inaugurada hace unos días por el consejero de Empleo, Manuel Recio.

Trino Tortosa, comisario de esta exposición aporta en esta exposición una serie de obras del maestro bodegonista almeriense José Moncada Calvache, indiscutible genio de la pintura andaluza y uno de los mejores coloristas de la historia de la pintura española contemporánea.

Junto a él, y para sumar y fortalecer la exposición, existen obras de algunos maestros de la pintura del siglo XX, como es el caso de José María López Mezquita, el pintor malagueño Rebello de Toro, uno de los hiperrealistas más importantes del mundo como es Torrent, cuya proyección artística la desarrolló en Estados Unidos.

También se pueden apreciar cuadros del maestro Ribera, pero la mayoría de obra la conforman la producción de Moncada Calvache, hombre que tuvo una vida muy controvertida e incluso llegó a ser blanco y acusado en la postguerra por lo que tuvo que exiliarse en Francia y vender enseres muy queridos para él y que siempre conservó, como fueron las joyas de su madre.

Trino Tortosa apunta que "Moncada Calvache fue un pintor muy envidiado porque lógicamente este hombre nunca estuvo por la política, sino que puso sus ansias más puras al servicio de su espíritu creador y fue un artista que le dio rienda suelta a ese potencial de sensibilidad para ofrecernos una obra de incalculable valor artístico. Yo lo encuadraría entre los grandes del bodegonismo de la pintura española de todos los tiempos".

Curiosamente, en la misma sala de Alhama se expone una pieza de José Miravent, pintor catalán que en la época que Moncada Calvache vivió en Barcelona siempre iba a visitar el Museo de Arte Moderno en el parque de la Ciudadela para disfrutar de las delicias de Miravent. Hoy que ninguno de los dos están vivos, se llevarán desde el cielo muchas satisfacciones porque la obra de ambos se reúne en esta magnífica sala de Alhama.

Tortosa subraya que "Moncada Calvache se caracterizó por el cultivo del bodegón y allí dejó patente su valía, aunque Moncada no era solo un pintor de bodegones era un paisajista extraordinario y un retratista magnífico. En la exposición tenemos un paisaje de Alhama, pintado a una temprana edad, donde se presenta Moncada como un gran compositor. "Componer es ordenar, es buscar equilibrios, es saber hacer compensaciones de masas, es conocer a fondo los cromatismos, es conjugar los tonos para al final adquirir ese imprescindible sentido de unida del color que requiere cualquier obra de arte".

"Moncada también ha cultivado temas relacionados con los gallineros y en esta exposición tenemos una obra. Moncada es un verdadero artífice del color, con una pincelada minuciosa y detallista, el artista es capaz de captar cualquier fugacidad lumínica y combina perfectamente todos los tonos calientes, porque es un compositor absoluto. En el paisaje se observan los primeros planos con una gama profunda de verdes, de ocres, dándole importancia en la composición central al pueblo y al fondo se observan las montañas con grises finísimos", explica Tortosa.

Entre los seguidores de Moncada Calvache hay una muestra muy importante dentro de las mismas temáticas que cultivaba el maestro. El mejor actualmente es Bautista Jiménez, como también lo fue Miguel García de Alhama y otro extraordinario pintor llamado Pepico de Susana.

El comisario de la muestra, Trino Tortosa explica que "la exposición está teniendo una gran aceptación, sobre todo entre los jóvenes".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios