Cine

Allen desembarca en Cannes con 'Vicky Cristina Barcelona'

  • Penélope Cruz acompaña al director en la presentación del filme, a la que no acudieron Javier Bardem ni Scarlett Johannson.

Dos mujeres como Penélope Cruz y Scarlett Johansson son el sueño de muchos, pero esa fantasía sólo está al alcance de un hombre, Javier Bardem, en Vicky Cristina Barcelona, la comedia romántica que Woody Allen presentó este sábado fuera de concurso en el Festival de Cannes.

El entusiasta aplauso que se escuchó al término de la función para la prensa sofocó algún tímido abucheo a la cinta, que recupera el tono de comedias famosas del director como Annie Hall.

Vicky Cristina Barcelona, la primera que el neoyorquino rueda en España después de su etapa en Londres, constituye además un homenaje a la capital catalana, que se erige como un personaje más de la película.

Johansson y Rebecca Hall interpretan a dos turistas estadounidenses que acuden a Barcelona para pasar un verano. Allí conocen a un acomodado pintor (Javier Bardem) que cambiará gradualmente el punto de vista del amor que ambas amigas tienen. A este trío se suma la ex esposa del artista (Penélope Cruz), una mujer apasionada que mantiene una relación de amor odio con su ex marido.

Si Javier Bardem quería librarse de su imagen de latin lover, después de esta comedia le resultará más difícil, pues en la cinta da vida a un seductor que remite en algún momento a Jamón, jamón, la película en la que Cruz y el actor nacido en Canarias compartieron en los inicios de su carrera.

La española Penélope Cruz y la británica Rebecca Hall acompañaron al director a la concurrida presentación ante la prensa, en la que Cruz contó que se rió mucho leyendo el guión y sólo después, cuando comenzó a trabajar el personaje descubrió el peso dramático. "Woody nos dio mucha libertad y nos dejó improvisar. (Pero) en inglés tenía miedo. Una no cambia una línea (del guión) de Allen", dijo la actriz madrileña.

Los grandes ausentes en el certamen francés han sido Bardem y Johansson, que finalmente no estarán con el director en la alfombra roja. En Cannes, un lugar donde hace años un periodista era abucheado si su pregunta entraba en el plano personal, los tiempos han cambiado y se le preguntó a Cruz por la ausencia de su novio, en referencia a Bardem. Woody Allen, como buen caballero, salió al paso respondiendo por ella y disculpando las ausencias: en caso de Scarlett por problemas de calendario; en el de Bardem, por problemas familiares.

Al comentar la película, el director neoyorquino defendió además el personaje de Bardem, que sin conocer a las dos turistas, lo primero que les propone es pasar un fin de semana juntos. "Básicamente es una persona decente, abierta".

Preguntado acerca del sueño de estar con dos mujeres a la vez, Allen replicó que para él una relación de esas características sería impensable. Ya "es bastante duro conseguir una persona", apostilló.

Vicky Cristina Barcelona, que también trata todos los tópicos españoles, pero desde el singular punto de vista del realizador neoyorquino, incorpora además numerosas atracciones turísticas de la ciudad catalana.

En algunos medios en España se hicieron eco en su momento del descontento entre el sector de los cineastas por el supuesto millón de euros que al parecer las autoridades locales invirtieron en la cinta, aunque Allen dijo en la rueda de prensa que de temas de financiación no tiene ni idea y que de parte de técnicos y cineastas sólo obtuvo cooperación y respaldo.

En Vicky Cristina Barcelona no sólo debutan con Allen Bardem, Cruz y Hall, sino también Patricia Clarkson, que tendrá un papel más relevante en la nueva comedia que Woody Allen está rodando en Nueva York. "Es una comedia desternillante" es lo único que anticipó el director.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios