Almería recuerda a Carlos Pradal a los 20 años de su muerte en Francia

  • El IEA prepara para el año próximo una gran exposición del artista en Almería y también se hará otra muestra fotográfica sobre el pintor y se publicará un libro

El pasado martes se realizó en los Aljibes Árabes un homenaje al pintor Carlos Pradal, organizado por el Instituto de Estudios Almerienses y con la colaboración de la Peña "El Taranto" y la Asociación Cultural "Tradición y Vanguardia".

El programa consistió en una mesa Coloquio en la que intervinieron María Dolores Durán, profesora de Historia del Arte e Investigadora, Carmen Rubio Soler, Museóloga y profesora de Dibujo y Antonio Zapata García, Gastrónomo y profesor de la Universidad de Almería. La Mesa la presentó Miguel Naveros, director del IEA.

Durán comenzó haciendo una necesaria contextualización del Arte en la postguerra en el exilio francés. Habló del Arte en los Campos de concentración donde permanecieron durante años los refugiados de la República, y de la Escuela de Toulouse de pintores españoles y de la de París, más conocida por ser algunos de sus miembros, Picasso, Parra, y por la difusión y repercusión que la ciudad de las Luces tuvo en e Arte del siglo pasado.

A continuación Carmen Rubio habló de la pintura de Pradal transmitiendo, de forma emotiva, un análisis de su pintura con los datos y recursos que ella aprendió del propio pintor en sus años de estudiante.

Rubio describió el gesto del pintor en cada obra, de su paleta, de cómo "reducía las pinceladas tan solo a lo necesario, a lo imprescindible para describir el objeto, para dar los datos justos sobre la verdad del modelo, sintéticamente, con sencillez, como era el pintor, un hombre claro y limpio".

Mezclado con anécdotas y análisis del lenguaje visual, Carmen Rubio dio la oportunidad de acercar a todos a una figura del hombre y del pintor. Se conoció sus tauromaquias y sus cantaores de flamenco, dos de sus grandes aficiones españolas. El coloquio lo terminó Antonio Zapata, amigo personal del artista que contó unas simpáticas situaciones vividas en el entorno de la Peña, en su terraza en aquellos cálidos veranos que introdujeron la luz en su pintura.

El acto de homenaje finalizó con un Recital de guitarra clásica a cargo de Juan Francisco Padilla, almeriense, considerado entre los cinco mejores intérpretes actuales, que levantó al auditorio por su soberbia interpretación y profunda sensibilidad musical.

Padilla eligió un repertorio basado sobre todo en Albéniz, "por tener mucha influencia francesa en su obra y haberse formado en composición musical en la ciudad de París", lo que le acerca A Pradal. Con los acordes de "Granada" y "Sevilla" se cerró este acto homenaje.

Naveros avanzó la realización de una gran exposición de obras de Pradal para la que se traerán telas de Francia, se realizarán, también muestras paralelas de fotografía sobre su vida realizadas por Jean y Michel Dieuzaire, padre e hijo fotógrafos de prestigio internacional y amigos personales del pintor. Además se pretende publicar algunos de los escritos del artista sobre Arte, Tauromaquias o el exilio, y alguna otra sorpresa, a lo largo de 2009.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios