Rocío Alzueta regresa para protagonizar 'Kidnapping' en Micro Teatro Almería

  • La almeriense lleva varios años en Madrid triunfando en el teatro Con cuatro años ya tenía claro que lo suyo era la interpretación

Desde los cuatro años tuvo claro que su vida giraría en torno a los escenarios. Rocío Alzueta Jaro, almeriense de El Zapillo, a sus 31 años está viendo hecho realidad su sueño. No ha parado un momento desde que siendo una adolescente decidió marcharse a Madrid. No lo hizo sola, se fue con su padre, el gran periodista Abelardo Alzueta, tristemente fallecido.

Rocío posee la alegría de su padre y la creatividad de su madre, Marisa, una gran pintora que hoy vive en Pechina. "La prematura muerte de mi padre me cambió la vida y gran parte de mis planes. Fue un golpe durísimo, que me costó más de un año superar". Pero la vida artística de Rocío comienza con cuatro años.

"Siempre tuve muy claro lo que quería hacer. Con cuatro años me llevó mi padre a ver una obra de la Commedia dell'arte y cuando salí le tiré de la chaqueta y le dije: 'Eso es lo que yo quiero hacer, yo quiero ser actora, y él me dijo que era actriz". Mi padre siempre pensó que con el tiempo se me pasaría, pero no se me iba de la cabeza".

Desde el primer momento, Rocío Alzueta quiso estudiar Arte Dramático. "Fue mi padre el que me dijo que aparte de Arte Dramático tenía que hacer otra carrera, porque imagínate que el día de mañana no puedas vivir de esto. Hice Educación Social, porque quería ser actriz o misionera. Cuando me fui a Madrid estuve trabajando como Educadora Social y estudiando por las noches", comenta.

Los inicios en el teatro en Almería de Rocío Alzueta fue en un grupo de teatro del Colegio Lope de Vega. "Recuerdo que mi primer papel fue hacer de estrella en una función en Navidad. Era la protagonista de la obra. Después he hecho obras de los Hermanos Álvarez Quintero, entremeses de Cervantes, etc".

La decisión de irse a Madrid siempre la tuvo clara la actriz Rocío Alzueta. "Tuve siempre claro que si no me marchaba de Almería sería algo de lo que me arrepentiría. No obstante tenía cierto miedo, porque en Almería se vive muy bien y me iba a un lugar como Madrid, que es inmensamente grande, donde no conoces a nadie. Estuve cuatro años estudiando en La Barraca y luego seguí formándome en audiovisual y estuve en varias escuelas de cine", explica Rocío Alzueta.

Ahora lleva seis junto a Alejandra Barbarelli en la compañía Impronta Teatro. "Se trata de hacer teatro improvisado basado en las historias reales que cuenta el público. Eso es una pasada y me gustaría mucho traerlo a Almería, pero es complicado", subraya. En Almería también participó junto a Paco Calavera, Pepe Céspedes, Alvarito y Kikín Fernández en la obra de humor titulada Mamocracia.

Ahora está en el montaje Chichi & Peny, una comedia disparatada que también es un tapersex. "Cuando termina el show todos los aparatos eróticos que han salido en la obra se pueden comprar" apunta. Nerea Rodríguez y Rocío Alzueta llevan a cabo este montaje que causa sensación entre el público.

Rocío tiene grandes recuerdos de sus inicios en el cine. "Hace doce años rodé el corto El Quinto Rincón donde hacía de protagonista junto a Domingo Beltrán y donde también participaba Juan y Medio. En Madrid la posibilidad de hacer cortos es mayor que en Almería. Este año voy a rodar dos cortos".

No se decanta ni por el cine ni por el teatro. "Ante todo me gusta la interpretación, no me gusta elegir entre cine y teatro. El cine requiere mucha concentración. Me cuesta más llorar que reír, porque reír me encanta. Pero si se trata de interpretar puedo llorar y reír con la misma facilidad".

Rocío Alzueta no es de las que espera su gran momento para el triunfo absoluto. "Yo no pierdo la esperanza de llegar arriba, pero siempre llegará si hay un trabajo previo. Lo tengo muy claro. Creo que la suerte se la gana uno. Es un oficio donde hay que tener mucha perseverancia, porque luego llegas y ahora qué. Es mucho más complicado mantenerse que llegar. La meta está en no abandonar la profesión y si me muero encima de un escenario mucho mejor. No hay nada que me haga más feliz".

Ahora estos días está en Almería, en su tierra paseando por el Paseo Marítimo y por las noches participando en Micro Teatro Almería con la obra Kidnapping (Secuestro) junto a Miguel Ángel Cañadas. "Es un secuestro muy loco, donde soy la protagonista del secuestro. El público se ve envuelto en la historia, porque es una obra muy interactiva. Es un montaje fantástico". Alzueta tiene mucho futuro en la escena.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios