'Amigos de la Alcazaba' no entiende al edil de Níjar en la defensa del Cortijo del Fraile

  • La Asociación denuncia una estrategia que pretende confundir a la opinión pública

La Asociación Amigos de la Alcazaba dice no entender al alcalde de Níjar, Antonio Jesús Rodríguez, quien propuso ofrecer al propietario del Cortijo del Fraile, un monumento declarado Bien de Interés Cultural, una permuta de suelos con recalificaciones de terrenos incluidas.

En este sentido, la presidenta de la asociación, María Teresa Pérez denuncia una estrategia que "pretende confundir a la opinión pública, haciéndole creer que la solución del Cortijo del Fraile pasa necesariamente por la adquisición pública, ya sea mediante la compra o una permuta".

Según Pérez, el regidor de Níjar debe defender los intereses públicos y no actuar como si fuese el "abogado" de los intereses de la empresa Agrícola La Misión, propietaria del cortijo, llegando incluso a cuestionar si se puede aplicar la Ley de Patrimonio. "Un día tras otro el alcalde nijareño Antonio Jesús Rodríguez parece más el gerente de Agrícola La Misión que un representante de los intereses públicos, ofreciendo generosísimas soluciones, casi siempre basadas en permutas de terrenos públicos, porque dice que así no habría que pagar nada, como si esos terrenos no tuvieran ningún valor y no fueran de nadie", explica.

La presidenta de Amigos de la Alcazaba sostiene que Antonio Jesús Rodríguez se atreve incluso a vislumbrar una función social para esos terrenos recalificados, tal como convertirlos en un emporio turístico, con su campo de golf, o la construcción de 1.200 viviendas, también en terrenos recalificados, de las cuales 200 serían para la empresa Agrícola La Misión. "Tanta generosidad nos inquieta profundamente y esperamos que no generalice tal medida con los propietarios privados de los bienes culturales de su municipio, como los de Castillo de los Alumbres o Castillo de San Pedro", indica.

Desde la asociación se advierte que la solución está evidentemente en el cumplimiento de la ley, y por ello esperan que la postura del nuevo delegado Antonio José Lucas sea tan firme como sus palabras. En este sentido, Pérez indica que "la decisión del delegado debe servir como freno definitivo frente a la empresa Agrícola La Misión, que en más de dos décadas ha demostrado un desprecio absoluto hacia nuestro monumento, permitiendo una inadmisible degradación que lo ha llevado a la situación de ruina actual".

En cuanto al alcalde de Níjar, la asociación le pide que, como representante público, aparte de repasarse la Ley de Patrimonio, recuerde que el Cortijo del Fraile está protegido por las normas subsidiarias del Ayuntamiento de Níjar y que la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía le otorga competencias suficientes que le hacen corresponsable de la inadmisible situación en que se encuentra el Cortijo del Fraile y también de la postura irresponsable y prepotente de sus actuales propietarios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios