Ara Malikian muestra su talento con el violín en las manos en el Padilla

  • El violinista realizó un fascinante viaje por lo mejor de la música que entusiasmó al público que llenó totalmente el Auditorio

Ara Malikian recuerda que cuando llegó a España, lo que le hizo conectar definitivamente con la cultura del país fue el jamón ibérico, y que le chocó que se mezclara este manjar con algo tan sencillo como los picos (colines).

Así anunció que el concierto iba a estar integrado por el sabor de grandes compositores de todas las épocas con los 'picos' de sus creaciones. Nada de eso: Ara Malikian es un genio que ha sabido unir las experiencias acumuladas de su relación con músicos y personas de diferentes estilos y culturas fruto de su periplo por Europa desde su Líbano natal, con su talento innato y muchas horas de estudio, para hoy en día convertirse en un auténtico referente de la música.

Malikian es un violinista con personalidad que ha traspasado su propio estilo y consigue llenar escenarios de un público entusiasta que quiere escuchar música clásica. Y lo ha logrado innovando sobre el escenario, donde de forma creativa une el virtuosismo de este instrumento con el mundo del espectáculo. Ara Malikian es, en definitiva, un maestro de la música que el sábado ofreció un concierto 'pata negra' de dos horas y media, y que fue despedido con varios minutos de aplausos de los asistentes, entregados y puestos en pie.

Almería tiene la suerte de gozar de un vínculo emocional con este violinista. Ha actuado en numerosos escenarios con sus diferentes espectáculos y conserva varios amigos en esta tierra, alguno de los cuales ha participado en su último disco. De ahí que las estancias en esta ciudad sean más amplias que en otros lugares, lo que le ha permitido inspirarse para poder regalar el sábado, en estreno mundial, la Fantasía almeriense número 3.

Almería se unió de esta manera a la fiesta de celebración de los 15 años de Malikian en España, que comenzó con un concierto en el Teatro Real. Durante la actuación del sábado realizó un viaje por lo mejor de la música de las diferentes épocas y estilos musicales, desde Vivaldi y Bach hasta Radiohead o Led Zeppelin. Junto a ellos, unas inspiradoras creaciones propias.

El hilo conductor es un storytelling personal, en el que narra sus vicisitudes en los diferentes países que ha visitado, con un estilo y gracia que ya le gustaría tener a muchos monologuistas. Talento y espectáculo para agotar el sábado las entradas del Auditorio Maestro Padilla con un público de diferentes edades, desde niños a abuelos.

Alemania, Gran Bretaña y España, hasta que decidió que su vida no podía constreñirse en el foso de un Auditorio con la Orquesta Sinfónica de Madrid y quería dar el salto a los escenarios. Y no es una metáfora. Realmente este virtuoso de la música no para dar saltar y danzar, mientras interpreta Las Cuatro Estaciones de Vivaldi o La vida breve de Manuel de Falla.

Pero quizás lo que le ha permitido atraer al gran público son sus adaptaciones del pop y el rock que reinterpreta con maestría acompañado de violín, viola, violonchelo y contrabajo. Así se pudo escuchar temas de Radiohead, Led Zeppelin y Bowie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios