'Bleach' y el sutil arte de la lucha bidimensional

Parecían cantos fatuos, pero se confirman: poco más de una década después, la lucha vuelve. Volvió con Dragon Ball II Budokai Tenkaichi, volvió con Super Street Fighter II Turbo HD Remix, volvió con WWE Smackdown! Vs. Raw 2008… y con Bleach: The Blade of Fate, vuelve en su aspecto más puro: las dos dimensiones que hicieron grande al género con clásicos como los ya míticos Fatal Fury o Street Fighter. No contentos con eso, los chicos de Treasure, desarrolladores del evento para DS, han decidido cargar de modo historia este título, deteniéndose en adaptar del original literario los avatares del personaje manga (y anime) Bleach, un adolescente que, cual niño de El sexto sentido, es capaz de percibir presencias fantasmales, y al que protegiendo a un espíritu femenino de un demonio acosador, le son transferidos sus poderes... poderes que, como no es difícil suponer, no se parecen en nada a los de los osos amorosos. Esto dará lugar a una serie de combates que, entrelazados con la historia, se sucederán de una forma bastante más amena (e inteligible) a como se organizó el último Naruto: Ninja Destiny para la portátil de Nintendo, por mucho 3D que tuviera aquel (que lo tenía, y de calidad). Luchas de hasta cuatro participantes, con varios planos de movimiento y una gran variedad de técnicas de combate (dobles saltos, carreras en el aire, riqueza en la combinación de golpes) confirman este título como una apuesta imprescindible para cualquier connossieur, un divertimento de primera para jugadores sin grandes pretensiones, todo un hallazgo visual a la hora de transponer a plataforma portátil el nobilísimo género de los torneos marciales, y la constatación de que nada ha podido sentarle mejor al mundo de los videojuegos que la existencia de ese gran país llamado Japón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios