Cecilia Gómez pone la magia del flamenco en 'Cayetana, su pasión'

  • La compañía de la bailaora triunfa en el Teatro Auditorio de Roquetas de Mar

Unas 700 personas asistieron el viernes al Teatro Auditorio de Roquetas de Mar para disfrutar del espectáculo flamenco Cayetana, su pasión, a cargo de la compañía de danza de Cecilia Gómez. El espectáculo de hora y media de duración es un homenaje a la figura de la Duquesa de Alba y a su gran afición por el baile.

La obra constaba de siete actos donde a través de la danza, mostraban cada una de las artes que han formado parte de la existencia de Cayetana de Alba. El espectador se pudo acercar a la pintura mediante los cuadros, a la literatura con los poemas y al mundo taurino desde el flamenco. En definitiva, un retrato de la intensa vida cultural de la aristócrata, presentada como una mujer llena de talento y creatividad.

El primer acto, titulado Flamenco, mostraba el primer encuentro de la protagonista con este arte y su aprendizaje hasta llegar a ser bailaora. El espectáculo continuaba a través de otras cinco recreaciones llamadas Poesía, Caballos, Alegría, Toros y Pintura, las grandes pasiones de la Duquesa, incluyendo un acto intermedio dedicado a las fiestas de Semana Santa.

El desenlace llega de la mano de Cayetana, donde prevalece la mujer sobre la aristócrata como fuente de inspiración para esta obra. Curioso, en cada acto tenia protagonismo un palo flamenco desde la soleá del primer acto hasta las seguiriyas del último, pasando entre otros por la zambra y el tanguillo.

La puesta en escena es minimalista, centrada en el juego de luces, salvo algunos cuadros que sugieren el ambiente requerido como es el Palacio de Dueñas, la Semana Santa, o los burladeros de la plaza de La Maestranza de Sevilla. El vestuario es de Luchino & Visconti, que se aparta del tradicional, aunque evoca los orígenes flamencos. Un espectáculo que llega al público que eso si, supo disfrutarlo en absoluto silencio. Cecilia Gómez hace un derroche de energía y entrega en un espectáculo realizado a su medida. El público disfrutó de un espectáculo que es dinámico, que tiene poesía en la voz en off de Jesús Quintero, que evoca el mundo taurino con preciosismo y que sobre todo muestra a una Cecilia Gómez plena sobre el escenario. Es la dueña y señora de las tablas. El a se lo cree y así lo transmite al público. Un montaje muy bien hecho.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios