Chuck Berry logró emocionar en una hora al público en Almería

  • Excepcional concierto del 'padre del rock and roll' a pesar de ciertas extravagancias · Hizo algunos de sus éxitos más conocidos y al final incluso se atrevió con el baile del pato

Comentarios 0

Chuck Berry entusiasmó al público que llenó el sábado el Auditorio Maestro Padilla. Hasta la bandera, con público de todas las edades, para ver a esta leyenda de 81 años. Una maravilla por el ritmo y buen humor que transmite este genio del rock. El público vivió de la primera a la última canción un concierto intenso y lleno de magia.

Al margen del gran espectáculo ofrecido por esta leyenda del rock, que a algunos se le hizo muy breve, ya que no estuvo ni una hora sobre el escenario, hay que luego destacar las extravagancias y rarezas de un artista que ya lo tiene casi todo hecho, y que viene de vuelta de casi todo.

El concierto está previsto a las 21 horas. A esa hora, todo el publico que llenaba hasta los palcos se encontraba sentado, cuando se anuncio un retraso de unos quince minutos, momento que aprovecharon muchos para salir a la calle a fumar. Algo penoso, puesto que hubo un gran descontrol a la hora de poder controlar a unas 200 personas que necesitaban imperiosamente fumar, después de estar ya en el interior del Auditorio.

Claro está que Chuck Berry, al que todo se le perdona, había decidido a las 21 horas exactamente irse a cenar. Ante la sorpresa de organizadores del concierto y del propio vigilante de seguridad, a esa hora Berry salía del Auditorio en busca de un restaurante chino. Veinte minutos después estaba de vuelta. Rápida cena.

Pero había más sorpresas en la noche, a la media del concierto, le sacaron al propio escenario la tan ansiada cena china, y este ni corto ni perezoso pidió a su banda que continuaran con la música, mientras ante el asombro del publico se disponía a comer en directo.

Y la tercera de la noche fue que se fue como llegó sin decir ni adiós. A la hora escasa de comenzar con retraso incluido, dejó a los músicos tocando y se perdió hacia los camerinos. Al rato, ya iba camino de Granada. Claro a Chuck Berry todo se le perdona.

Al margen de estas extravagancias, hay que destacar que el repertorio musical y de movimientos que dio Chuck Berry pasara a la historia. Fueron muchísimas personas conocidas, rockeros de siempre, e incluso artistas de talla como Carlos Pérez Siquier que no quisieron perderse la oportunidad de ver al padre de rock and roll.

Las entradas para acudir a ver a esta leyenda viva de la música se agotaron hace ya varias semanas, y la expectación que levantó su visita a Almería fue máxima.

La parada de Chuck Berry en Almería se enmarcaba dentro de una gira que lleva al músico, durante este 2008, a actuar en varios países como son Alemania, Francia, Rusia. En España, ya ha actuado en Castellón y Canarias hace escasos días.

Chuck Berry es el más importante e influyente compositor de la Era del rock & roll. Diseñó un estilo propio que no sólo dio reputación al rock y le erigió a él en su figura más vital, sino que también creó la auténtica raíz rebelde del rock and roll con sus textos llenos de incitantes provocaciones. Entre 1955 y 1959, el centenar canciones que grabó y editó, se convirtieron en grandes éxitos que la década de los 60 revitalizaría constantemente de la mano de Beatles, Rolling y otros. John Lennon llegó a decir que "si hubiera que rebautizar al Rock and Roll, éste se llamaría Chuck Berry".

Fue un éxito tanto por la música como por la oportunidad de disfrutar en Almería de una leyenda del rock.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios