Comedia a ritmo de tortuga

Comedia romántica, Francia, 2010, 105 min. Dirección y guión: Pierre Salvadori. Fotografía: Gilles Henry. Intérpretes: Audrey Tautou, Nathalie Baye, Sami Bouajila, Stéphanie Lagarde, Daniel Duval, Judith Chemla, Cécile Boland. Cines: Alameda, Avenida.

A fuerza de interpretar papeles de peluquera encantadora, Audrey Tautou va a acabar aprendiendo a cortar el pelo. Doce años después de Venus, salón de belleza, cinta en la actriz se daba a conocer poco antes del éxito de Amélie, nos la volvemos a encontrar al frente de un local de las mismas características y en un mismo formato de comedia romántica no ya como discreta empleada secundaria sino como jefa del negocio. La veteranía es un grado.

Dirigida por Pierre Salvadori (Un engaño de lujo), la Tautou es el principal y escuálido reclamo de este enredo sentimental a tres bandas en el que se ven involucrados su madre, una mujer madura en plena crisis, y el dócil empleado que le manda cartas de amor anónimas.

Ensimismada en su estructura de vodevil pintoresco plagado de personajes excéntricos en sus limitaciones sociales y emocionales, Una dulce mentira arrastra a duras penas un ritmo renqueante e inapropiado para que fluyan con soltura los mecanismos de la comedia. Más pendiente de medir los giros y las sorpresas de su guión y de subrayar el carácter de sus personajes a brocha gorda, Salvadori descuida la puesta en escena hasta extremos alarmantes, con un abrupto montaje y unos infantiles errores de raccord que pensábamos ya del todo desterrados del cine profesional.

Si la Tautou tiene barra libre para los excesos (hasta los límites de lo irritante), la veterana y aún atractiva Nathalie Baye y el franco-argelino Sami Bouajila ponen una nota de cordura, contención y anchas tragaderas en un enredo mustio al que le sobra metraje y le falta finura y mucha velocidad de crucero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios