La Consignataria de buques Berjón dona su mobiliario al Museo de Terque

  • El mueble principal es un mostrador en madera de caoba de nueve metros con cuatro ventanas por donde se tramitaban los billetes y embarques que fue adquirido en 1920

El Museo Provincial de la Uva del Barco de Terque presentó ayer a la sociedad almeriense, la recuperación del mobiliario de la Empresa Consignataria de Buques de la Familia Berjón. Los muebles que fueron desmontados y trasladados al Museo Provincial de la Uva del Barco de Terque, se encontraban en el primer piso en el número 57 del Paseo de Almería.

Esta recuperación ha contado con el patrocinio de la Autoridad Portuaria de Almería y del Ayuntamiento de Terque. En esta presentación estuvieron presentes Trinidad Cabeo, presidenta de la Autoridad Portuaria de Almería; Baldomero Cadenas, alcalde de Terque; Andrés Sánchez Picón, profesor de Historia Económica de la Universidad de Almería; Manuel Berjón Barrera, dueño del mobiliario, Alejandro Buendía, director del Museo de Terque y José Carlos Castaño, director del documental El Consignatario.

El mobiliario fue encargado por J. Guillermo Berjón Romera, en el año 1920. Siendo la pieza principal un elegante mueble mostrador de cerca de 9 metros. Por sus cuatro ventanas se tramitaban los embarques y billetes. Este refinado mueble esta realizado en madera de caoba, con cristales biselados de colores y separaciones con adornos de filigrana en bronce, realizados por el artesano Antonio Torres Bernabéu de Almería.

Los Museos de Terque siguen en su empeño por conservar el patrimonio material de la provincia de Almería. A esta joya de la historia comercial de Almería, se le suman anteriores recuperaciones como el mobiliario del Estanco de los Algarra también en el Paseo de Almería o la Tienda de Tejidos La Modernista en Alhabia.

En la familia Berjón se recoge, como en pocas, la historia de Almería. Su relación con la Uva del Barco, como propietarios de parrales, exportadores, dueños de fábricas de serrín de corcho o su actividad principal como consignatarios de buques, los hace fundamentales para entender la vida económica y social de la provincia en los dos últimos siglos.

La familia Berjón procede de León, y un Berjón leonés, guardia civil, estuvo destinado y se retiró del servicio en Canjáyar, donde crió a su familia. Uno de sus hijos, Manuel Berjón Sánchez, entró de niño de aprendiz en la tienda de tejidos del pueblo, donde duró poco, ya que siendo aún adolescente se colocó en una empresa consignataria de Almería, de la que pocos años después era titular. Con su iniciativa y trabajo consiguió logros tan importantes como el servicio directo entre Almería y Nueva York con trasatlánticos de la naviera Austro American Line con base en Trieste.

La donación de este mobiliario y su historia, llega de la mano de uno de sus descendientes, el abogado Manuel Berjón Barrera (Almería, 1931). En su casa, escuchó por boca de su padre historias de barcos, de uva, de fracasos y éxitos, de emigrantes que marchaban a América, en resumen la historia de los hombres y mujeres de Almería.

Los consignatarios de buques fueron agentes que representaron en Almería a las principales empresas navieras de cada época. La oficina de la empresa consignataria se encontraba situada en la casa familiar del Paseo de Almería número 57, entonces llamado Paseo del Príncipe y en sus sótanos se expidieron los pasajes para los muchos emigrantes de Almería y provincias limítrofes que partieron a finales del XIX y principios del siglo XX a hacer las Américas.

Esta fue su primera actividad importante. La empresa tenía representantes en los pueblos, que mandaban a los viajeros y les arreglaban el viaje. Montó también oficinas en Nueva York y Dublín. Venían grandes barcos trasatlánticos a Almería como el Martha Washington, y posteriormente el Saturnia, el Vulcania y , el Oceanía.

Durante la guerra del catorce, los aliados lo pusieron en la lista negra y no pudo trabajar durante algunos años ya que la empresa a la que representaba era austríaca."

Al morir Manuel Berjón Sánchez, en 1920, se hace cargo de sus negocios el tercero de sus tres hijos, Jesús Guillermo Berjón Romera (1903-1972), que con 17 años, toma las riendas de la empresa diversificando sus actividades, entre otras como primer agente de la Ford en Almería en su Garaje Americano, cerrado al final de la Guerra Civil.

Ayer tanto Berjón como los responsables del Museo de Terque se motraban felices. Se garantiza la conservación del mueble.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios