"Crecí viendo a mi padre tocar la batería"

Todos admiramos las historias de juventud de nuestros padres y Gonzalo descubrió la música de la mano de su padre, que tocaba la batería. Con él aprendió a valorar la destreza de los Beatles, los Kinks y otros grupos míticos que llenaron su vida de acordes. Fue entonces cuando decidió que aquello, era lo suyo, y decidió formar un grupo con Jaime, Manu y Andrés, sus amigos de siempre. Así fue como surgió Melocos, de forma natural, como todas las cosas buenas. Será por eso que llevan 23 semanas en lista de descarga de canciones con un Disco de Platino gracias al single Cuando me vaya, que han grabado a dúo con Natalia Jiménez, de La Quinta Estación. Esta entrevista refleja el lado más personal de Gonzalo, el guitarrista de esta banda de El Puerto de Santa María.

-Ya tenéis cerrados más de cincuenta conciertos para este verano y eso son muchos kilómetros. ¿No echas de menos pasar más tiempo en casa?

-Si te dijera que mi vida no ha cambiado en el último año, mentiría. Cada vez me cuesta más sacar tiempo para prepararme las asignaturas de Derecho y veo a los míos menos de lo que me gustaría, pero al fin y al cabo esto es mi pasión. La gira es lo más parecido a 'Gran Hermano', pero tengo la suerte de compartirlo con cuatro colegas de siempre.

-Eso suena hasta peligroso. (Risas). ¿Qué es lo más extraño que os ha pasado tocando juntos?

-Pues así a bote pronto, te diría que uno de los momentos más surrealistas ha sido verme actuando con Dani Pedrosa al lado, en Zaragoza. Pero nos ha pasado de todo. En Ávila se nos fue la luz en mitad del concierto, en Marbella nos encontramos con los zapatos de todas las niñas de la primera fila en el escenario y hasta nos han lanzado sujetadores con un número de teléfono.

-¿Cómo llevas eso de que las quinceañeras te lleven en sus carpetas?

-Me da mucha vergüenza, sobre todo cuando paso delante de la puerta de algún colegio. De todos modos, Jaime es el que más tiene que "soportar" en ese sentido. Es agradable que te paren para hablar de música, pero no soy ningún 'Sex Symbol'.

-¿Recuerdas la primera vez que escuchaste una canción tuya en la radio?

-¡Por supuesto! Solíamos bromear entre nosotros con que algún día seríamos número uno de 'Los 40' y cuando llegó, fue... Raro. Pero oírnos por la radio me resultó todavía más extraño. No lo olvidaré nunca. Iba por la calle Méndez Pelayo de Sevilla, escuchando Canal Fiesta y pincharon Cada golpe.

-Veo que vienes con varios discos de vinilo bajo el brazo. ¿Cuáles son tus mitos musicales?

- Crecí escuchando a mi padre tocar la batería. Él me enseñó todo lo que sé sobre la música, como cuento en Vinilos, mi canción favorita de este disco. A él le debo mi admiración por Calamaro y Quique González.

-¿Crees que la piratería es tan mala como nos vende la industria?

-No lo sé, lo que tengo claro es que es inevitable. Yo me he encontrado gente en nuestro conciertos que me ha dicho: "Me encanta lo que hacéis, me he bajado todas vuestras canciones" (Risas). Pero siempre habrá románticos que compren un disco.

-Ya que habla de fetichismos, ¿tiene alguna guitarra sea su niña mimada?

-Lo fue, pero la done para ayudar a una ONG.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios