El Dios (digital) de las pequeñas cosas

El elefante Horton es el nuevo personaje salido de las populares novelas infantiles de Dr. Seuss (Theodor Seuss Geisel) que llega a las pantallas tras El Grinch y El gato (Garabato). Lo hace de la mano de la filial de animación de la 20th Century Fox, responsable del gran éxito de La edad de Hielo de la que se nos anuncia ya su próxima y tercera entrega en un magnífico y divertido trailer.

Fiel al espíritu ecologista y metafórico del original, el guión de Ken Daurio y Cinco Paul se apunta un acierto en el desdoblamiento de los universos de la selva en el que viven Horton y el resto de los animales parlantes, y ese otro mundo, contenido en una minúscula mota de polvo, habitado por unas simpáticas bacterias y sus respectivas familias numerosas. Dos mundos convenientemente antropomorfizados desde la caricatura y la tipología humana que acabarán comunicándose en aras de una cierta idea de la fraternidad planetaria de todas las especies.

Con un despliegue iconoclasta que no deja de sorprendernos, una vez más, en su creación de texturas visuales insólitas y en el manejo de la paleta cromática (que crea asombrosas y hermosas imágenes de composición digital: véanse los planos cenitales de los campos de flores), Horton se propone como fábula con mensaje a partir de una trepidante aventura perfectamente coreografiada por Jimmy Hayward y Steve Martino, plagada de excelentes e ingeniosos gags e impulsada por la circense y juguetona música del especialista John Powell. Absolutamente recomendable, si es lo que esperaban leer, y con el añadido de que no hay que soportar ninguna voz española famosa en el doblaje.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios