Dita von Teese, del porno a las portadas

La ex mujer de Marilyn Manson nació para convertirse en un icono de la llamada "prensa del destape", o al menos eso es lo que consideran los editores de la revista Playboy, que acaban de dedicarle la portada de su último número en Alemania.

Ella ha sabido devolverles en favor con las siguientes declaraciones: "Playboy es la marca americana más reconocida en todo el mundo después de Coca-cola. Es un Paseo de la Fama de Hollywood para cuerpos femeninos. Mi padre me echó de casa a los 16 por trabajar en una tienda de lencería y llevar panties negros de encaje, pero cuando vio mi portada para Playboy, volví a ser su hija de nuevo".

Esta cita, que podría resultar un escándalo en tiempos de Betty Page, no es más que lubricante para deslizarse hasta el estrellato en Estados Unidos. Y si no que se lo pregunten a actrices de los años 40 como el glamour de celebridades como Hedy Lamarr o Betty Grable, que hicieron suspirar a toda una generación de soldados durante la Segunda Guerra Mundial.

Ellas son el referente de esta reina del burlesque, que ha ido sumando méritos a sus dos poderosas razones hasta poner punto y final a su aventura pornográfica. Hoy su imagen es un reclamo efectivo para marcas como Audi TT, Vivienne Westwood y Wonderbra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios