Fusión de poesía y flamenco en el Museo Taurino de Roquetas

  • Andrés Caparrós puso su voz en cuatro poemas y Anabel Castillo y Francis Hernández el arte

La segunda edición de Roquetas en clave de flamenco vivió una noche de miércoles excelente con el recital de poesía y flamenco Quejío en el albero que tuvo lugar en el Museo Taurino de Roquetas donde participaron Andrés Caparrós que recitó poemas junto a Anabel Castillo al cante y Francis Hernández a la guitarra. Hubo un lleno total en el Museo Taurino quedando mucho público en pie.

Andrés Caparrós, gran maestro de la palabra, estuvo magistral haciendo los cuatro cantos del Llanto por Ignacio Sánchez Mejías. Francis Hernández, un excelente guitarrista comenzó haciendo un solo que gustó mucho al respetable. Anabel Castillo con su voz inigualable hizo una versión de Tesoro de coplas de Rafael Farina, dándole su toque personal. Caparrós recitaba el poema La Cogida y la muerte de Federico García Lorca.

Luego llegaría el poema Sangre derramada del Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, recitados con maestría por Andrés Caparrós. El público en silencio absoluto fue escuchando la voz de Anabel Castillo que estuvo magistral. Comenzó con la Elegía a Manolete que dio paso a la versión de Campanas de Linares. Caparrós recitó en esta ocasión el poema Cuerpo presente.

Anabel Castillo con el acompañamiento de Francis Hernández hizo Romance de Valentía para continuar con Capote de grana y oro. En esta actuación no faltó el tema Madrina que popularizara Isabel Pantoja para cerrar con el poema Alma ausente, a cargo de Andrés Caparrós. Luego el artista nacido en Garrucha cantó el tema La luna y el toro, ante la mirada del público. Los asistentes luego pudieron degustar una serie de vinos de la comarca de Guadix.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios