García Barbeito: "En el mundo del toro todo es belleza, arte y pasión"

  • El periodista, que se ha comprado una casa en Roquetas, hizo un excepcional pregón taurino en el Castillo de Santa Ana ante unos 200 aficionados

Comentarios 4

El periodista Antonio García Barbeito fue el encargado de la lectura del pregón taurino de Roquetas de Mar en el Castillo de Santa Ana donde se dieron cita una gran cantidad de aficionados que completaron el aforo. Barbeito, que precisamente ha adquirido una casa en Roquetas de Mar, para pasar largas temporadas recordó sus entrañables amistades en Almería y cómo descubrió el bello rincón de Andalucía que es Roquetas de Mar.

Con su especial dialéctica y esa portentosa voz de Barbeito recordó como jugaba al toro cuando era niño junto con otros chavales. "Nunca soñé con ser torero, pero me arrastraba su mundo. En la barbería empezó a despertar mi curiosidad el mundo del toro en el albero. El barbero, un viejo aficionado tenia las paredes llenas de fotografías de toreros frente al toro, de pases que aun no entendía".

"No hay una fiesta, una tradición, un arraigo cultural que tenga tan hermoso paisaje como el mundo del toro. En el mundo del toro todo es belleza, razón de literatura, de arte y de pasión", dijo García Barbeito. Tuvo palabras para los antitaurinos, al afirmar que "los antitaurinos creen que todo es sangre y maltrato, no se adentran en los largos corredores de la fiesta, no son capaces de entender lo que puede sentir un chaval con andares de torero en busca de una tarde de la que los demás huimos como posesos".

"Una ganadería de un territorio de románticos que necesita románticos que lo cuiden. Una ganadería es una bodega de sangre, una bodega de bravura, una bodega de castas que luego vemos en los ruedos embotellada en la estampa irrepetible de un toro y la catamos como el que cata el mejor vino", afirmó García Barbeito.

"El aficionado no es un sádico ni un sanguinario. Nadie quiere al toro más que el aficionado. El toro tiene su gloria y su oportunidad, sus ventajas y aún su indulto. El toro es majestuoso, rey de su reino y el amo cuando lo dejan en el laberinto circular de la plaza. El toro es un indefenso en el ruedo, el toro esta allí con dos partes de muerte en la frente, y está dispuesto a leérselo a cualquiera", matizó el genial periodista.

"La gloria del toro también esta en matar al torero, aunque esa gloria para nosotros se convierta en tragedia. El toro no es el sacrificado de la corrida, es la razón de la corrida. Todo está en el toro, por eso tenemos que cuidarlo. La belleza que desata un toro desde que nace, la belleza que lo acompaña es tan grande que si el toro desapareciera no tendrían sentido las dehesas, se quebrarían pinceles, se romperían cuadros, se llenarían de malas hierbas los ruedos del mundo, faltarían notas en los instrumentos de música. Los poetas hallarían secos los tinteros. No dejemos que nos roben lo que lleva siglos escriturado en la propiedad de la gente que tiene paladar" lanzaba el pregonero en el patio del Castillo de Santa Ana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios