Imanol Uribe cierra con la cinta 'Lejos del mar' una dura trilogía

  • La película se rodó a finales de año en varios parajes del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

El productor Antonio Pérez asegura que Lejos del mar, la película con la que el director vasco Imanol Uribe cierra su trilogía sobre el terrorismo, es "puro Uribe" y un enorme ejercicio de concisión y madurez: una cinta que "te deja tocado", asegura Pérez.

El propietario de Maestranza Films (Solas, A puerta fría, El niño) asegura que su impresión después de ver el primer montaje de la cinta que se ha rodado en Almería es que la "madurez" le ha servido al cineasta para eliminar retórica. "Se ha vuelto más conciso, más seco. La película es muy elíptica, impresionante. Te deja tocado", asegura.

Con guión del propio Uribe y Daniel Cebrián y coproducida por la chilena Suroeste Films, Lejos del mar cuenta la historia de un etarra (Eduard Fernández), que sale de prisión por la aplicación de la doctrina Parot tras cumplir parte de su condena y viaja a Almería, donde reside un amigo al que conoció en la cárcel.

Allí se enamora de Marina, la hija de una de sus víctimas, a la que dará vida Elena Anaya. "Sé que no les va a gustar a los abertzales, porque el protagonista es un arrepentido: un tipo que ha hecho una barbaridad, -mata al padre de una niña de ocho años con ella delante-, adelanta Pérez, y eso no se soporta".

El terrorista, "que era muy joven cuando lo hizo, ha pasado mucho tiempo en la cárcel y en ese tiempo ha pensado y, aunque pida ser perdonado, es muy difícil perdonar, incluso si se arrepiente, él piensa que no merece vivir: hay una reflexión al límite, muy potente, que te deja con un dilema moral y humano", apunta Pérez.

Excepto una secuencia que transcurrirá en San Sebastián, toda la acción transcurre en localizaciones de Almería, la mayoría, en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, un lugar que Uribe conoce bien ya que allí filmó, hace casi veinte años, su película Bwana (1996), con la que ganó la Concha de Oro en San Sebastián.

Pérez celebra el gran momento que vive el cine andaluz, no solo por el importante número de rodajes que acoge (últimamente, cintas tan relevantes como Exodus, La isla mínima, El Niño o Vivir es fácil con los ojos cerrados) sino porque demuestra que "en Andalucía hay un montón de gente con talento".

"Hoy es muy complicado sacar adelante una película", asegura el productor, quien denuncia que la situación de las empresas de cine es hoy "crítica". "Esperemos -considera que después de las elecciones, el nuevo gobierno rectifique; tiene toda una legislatura para aprovechar este éxito del cine español que, hay que decirlo, puede crear mucho empleo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios