Jennifer Aniston y J. Mayer, de vacaciones en el mar"Somos de ordenar, mandar y no hacer caso a nadie"Bono, el líder de U2, celebra su cumpleaños con Brad Pitt

Comentarios 0

Lo que comenzó siendo un rumor se ha convertido en una apasionada historia de amor que el tiempo se ha encargado de confirmar.

La actriz Jennifer Aniston, de 39 años, y el rockero y compositor John Mayer, de 30, mantienen un romance y así lo dejaron entrever durante unas vacaciones en Miami. La pareja fue fotografiada en actitud muy cariñosa y enamorada en la piscina del Hotel Mandarin Oriental de Miami. Tomando el sol en la hamaca y bajo el agua se sucedieron los besos y las caricias, sin importarles las miradas de los curiosos. Escenas muy románticas, clara muestra de la atracción que sienten el uno por el otro.

"Con ellas llegó el escándalo". Es lo primero que se piensa nada más ver a estas intérpretes que, en sólo tres años, han sabido calar hondo en públicos de todo tipo. Viky, Luisi y Susi, a pesar de contar con el título de mecanógrafas, no podrían haber entendido la vida sin vincular ésta al mundo de la música. En él han hecho de todo, desde cantar con los más importantes intérpretes -como Paloma San Basilio, Paulina Rubio, Juan Pardo o Sabina-, hasta actuar en sus respectivas orquestas visitando todos los pueblos de España. Incluso estuvieron a punto de tirar la toalla antes de descubrir que el todopoderoso destino les tenía preparada una sorpresa: el éxito. Apareció en forma de canción, "Eres un enfermo", y vuelve ahora en "Philadelphia Disco Party", recreación de los títulos de las pistas de baile más importantes durante las décadas de los setenta y los ochenta.

-¿Para todo son igual de sencillas? (Las Supremas llevan unos blusones de brillo con abanicos y zapatos de charol a juego)

-(S) Para todo igual de horteras (risas).

-(V) Si una se compra una sortija, la queremos todas. El caso es comprar… Además, a mis hermanas, como son mellizas, si les regalas algo debe ser igual también. Si no, discuten.

-¿En lo profesional les pasa igual o en ese terreno tienen más acuerdo?

-(L) En algunas elecciones sí tenemos opiniones diferentes.

-(S) Pero en cuestión de voz andamos perfectamente encajadas…

-(V) En general, hablamos con el mánager y luego ya nosotras decidimos.

-Por tanto, son de ordenar y mandar, ¿no?

- (S) De ordenar, mandar y no hacer caso a nadie. ¡Ése es nuestro lema!

-¡Quién les hubiera dicho hace veinticinco años que iban a ser protagonistas de todo esto!

-(V) No ha sido un triunfo buscado, sino encontrado. Si me lo vaticina una vidente, no me lo creo.

-(S) Sí. Un buen día llegó la fama, tocó la puerta y pasó.

-(L) Nosotras lo vemos normal. Es un trabajo y nos consideramos eso mismo: "Profesionales de la canción".

-¿Qué ha quedado de ese tiempo primero?

-(V) Miramos hacia delante, nunca atrás. A mí lo que me gusta es cantar y no me saques de ahí. De otra manera, nos hubiéramos muerto de pena. Hemos empezado desde lo más bajo y por eso, al conocer lo malo, saboreamos mejor los éxitos.

-Se han atrevido con rumbas, ritmos melódicos, ochenteros… ¿En qué terreno se sienten más reconocidas?

-(S) En el de nuestro nuevo álbum. Es lo que de veras nos motiva.

-(V) Y la zarzuela. Ahora participamos en un espectáculo homenaje a Chueca junto a Greta y Diana Navarro.

-(S) Donde no nos vemos es de actrices. Yo me encuentro a mis hermanas titubeando en un monólogo y me muero de la risa.

-(L) También nos va la música italiana.

-¿Eso es un avance de próximos proyectos?

-(L) Podría ser. Desde luego, nos has dado una idea.

-Una duda existencial… ¿Cuánto "glamour" queda cuando se bajan del escenario?

-(V) Naíta. Nos ponemos las pantuflas y la batita de guatiné y se acaba todo.

-¡Cuánto daría por verlas en casa con sus niños!

-(S) Bueno, niños, niños… Están entre los dieciocho y los treinta. Luisi, de hecho, en dos meses será abuela.

-(V) Ellos pasan olímpicamente. Han nacido con ello y piensan que todas las madres son iguales.

-No saben lo equivocados que están. Se lo puedo asegurar…

No fue una gran fiesta, sino todo lo contrario. Sólo doce invitados y una velada tranquila en una cafetería del principado.

Entre los invitados se encontraban Brad Pitt, el príncipe Alberto y The Edge. Y nada estuvo preparado con anterioridad. "Fue una sorpresa", comentaron los camareros de la cafetería. "No ha sido organizado de antemano. Sólo nos llamaron por la tarde".

La cena fue organizada por la esposa de Bono, Ali Hewson. Todos los invitados comenzaron bebiendo vino tinto que llevó The Edge. Tras la comida, todos brindaron con champan.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios