La Junta quiere inspeccionar si el Cortijo del Fraile es utilizado como almacén

  • IU critica a la empresa agrícola La Misión de ser la responsable de hacer de este Sitio Histórico una auténtica ruina

Comentarios 1

La Junta de Andalucía, a través de la Delegación Provincial de Cultura de Almería, tiene previsto la próxima semana enviar a un equipo técnico de la Consejería para supervisar el estado en el que se encuentra el Cortijo del Fraile después de que el grupo de IULV-CA de Níjar criticara que este espacio se usa como almacén por parte de la empresa propietaria del inmueble, que recientemente fue distinguido como Bien de Interés Cultural (BIC) con la tipología de Sitio Histórico.

Diario de Almería fue el periódico que en exclusiva sacó las imágenes que dejaban bien claro que el Cortijo se estaba utilizando como almacén agrícola. Desde ese momento hubo unos días de silencio por parte de la Administraciones Autonómica hasta ayer que anunció la visita de ese equipo técnico.

Parece ser que recientemente desde la Consejería de Cultura se remitió una carta a la empresa propietaria de los terrenos en la que se recordaba a la entidad de sus deberes y obligaciones con respecto a la conservación del inmueble, dada la protección otorgada a través del acuerdo llegado en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía como Sitio Histórico.

Los técnicos encargados de supervisar el estado del edificio acudirán a Níjar a comprobar el estado del Cortijo del Fraile de forma que redactarán un informe para que, en caso de que se hayan producido desperfectos, levantar acta e iniciar expediente sancionador, si procede, a los propietarios, encargados de velar por la conservación del edificio.

El Cortijo del Fraile se encuentra al cuidado de sus propietarios, quienes deben evitar su deterioro según la protección otorgada. En este sentido, el BIC también está vigilado por la Inspección del Servicio de Bienes Culturales, que periódicamente realiza visitas a los inmuebles incluidos en el Catálogo patrimonial andaluz.

En este caso concreto, el servicio de inspección de Cultura necesitará una autorización previa por parte de los propietarios para evaluar el interior del edificio, un aspecto que no será necesario en las ocasiones en las que el objeto de estudio responda a elementos exteriores tales como la fachada, pozos u otros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios