Ministriles de Marsias llevan el sonido de los fagots al Castillo de Santa Ana

  • Sobre el escenario también hubo un órgano de tubo y un clave en un excepcional recital

El Castillo de Santa Ana acogió el jueves el concierto de Los Ministriles de Marsias. La actuación enmarcada en el Festival de Música Antigua de Roquetas de Mar, 'Mare musicum'. El grupo especializado en la interpretación de la música española ofreció un gran concierto que gustó al público que llenaba el Castillo de Santa Ana.

El grupo formado por Joseph Borrás i Roca (bajón, bajoncillo y fagot), Fernando Sánchez Herrero (bajón, bajoncillo y fagot), Javier Artigas Pina (órgano y clave) ofrecieron el concierto A Due Bassi, música para dos instrumentos graves entre el 1600 y el 1800.

El programa presentaba una muestra del nacimiento y evolución del repertorio solístico y camerístico de las diversas tipologías de los instrumentos graves de doble lengüeta: el bajón y su familia y el fagot. Partiendo del bajón, instrumento de gran raigambre en la tradición hispánica de las catedrales, y para el que se escribió la gran mayoría del repertorio del Seicento, se mostró en el programa obras de autores de enorme importancia en este período.

Comenzaron el recital mostrando la música que está todavía influenciada por la escritura contrapuntístico imitativa, y denominada por los autores seicentescos como prima prattica, representada en esta ocasión por La Marina, Canzona a due bassi, que da título al programa. De Frescobaldi se escucharon unas Partite, o variaciones, Sopra la Monicha, famosa canción del momento.

Dentro de este estilo de la seconda prattica se enmarcaba el resto de la primera parte del concierto en la que se interpretaron obras que reflejan un alto virtuosismo de la práctica instrumental.

También se escucharon una muestra de las Canzonas para dos instrumentos, Canzon a 2. Basso e Soprano, en la que el instrumento agudo y el grave se imitaban constantemente en una casi competición por usar la ornamentación más esplendorosa. La primera parte acabó con una selección de las danzas cortesanas más características del Seicento italiano, como son correntes, balletto, passacaglia o gagliarde, extraídas de diferentes fuentes y ordenadas en forma de suite.

La segunda parte del concierto estuvo dedicada a la música dieciochesca y en consecuencia al instrumento grave relacionada con ella: el fagot. En un recorrido por los países y repertorios más centrados en el fagot se pudieron escuchar los diferentes estilos relacionados con las propias escuelas compositivas y sus lenguajes específicos.

El público salió muy satisfecho de este concierto donde tres grandes maestros tuvieron una actuación magistral.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios