La peña 'El Morato', rendida al cante de Joselete de Linares

  • El cantaor linarense ofrece un recital muy completo en la cueva del Quemadero

La peña El Morato acogió el pasado fin de semana la actuación de uno de los cantaores más importantes de la provincia de Jaén: José Heredia Heredia Joselete de Linares. La cueva del Quemadero se llenó de aficionados y de una gran pléyade artistas almerienses como Juan Gómez, José Sorroche, Niño de la Manola, Niño de las Cuevas o Manuel Fernández El Titi que no quisieron perderse el recital del gitano linarense.

Lo acompañó a la guitarra su paisano Fernando Contreras El Cali, que lo hizo de forma correcta, sin artilugios, pero eficaz y respetando al cante. Joselete comenzó por malagueñas para seguir por soleá, que la hizo pausada dejándole tiempo al espectador a saborear los doce tiempos de este estilo. Después llegaron las rondeñas "a mi manera" y fandangos caracoleros donde se mostró valiente echándose palante.

Impás para asentar las emociones y para matar el gusanillo con unas buenas tapas de la peña. Tras el piscolabis, Joselete reanudó su actuación con un palo poco frecuente en los recitales como la caña. Brindó un homenaje a su paisano de Andújar, Rafael Romero El Gallina, gran dominador de este estilo y que este año se celebra el centenario de su nacimiento. El linarense se metió en jondura con la seguiriya, uno de los estilos donde se sintió más cómodo, el artífice que le supuso ganar el Concurso Nacional de Córdoba en 1992. Magistral y con pellizco. "Vivan las razas orientales", gritan desde el público con emoción. Finalizó su actuación por bulerías y arrancó una fuerte ovación del respetable de la peña. El bis llegó con una zambra en recuerdo de nuevo al maestro Caracol, que sirvió para poner el broche de oro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios