El Museo Ibáñez dedicará una sala para la obra del indaliano Capuleto

  • Se expondrá de forma permanente una selección de la obra legada por la familia Se prepara una exposición y una publicación sobre el pintor

Una vez finalizado el primer estudio de la colección de obras de Francisco Capuleto que los herederos del pintor han cedido al Museo Casa Ibáñez y en base a la importancia de dichos fondos, los responsables del centro cultural radicado en Olula del Río han decidido de forma unánime dedicar una sala monográfica al artista Indaliano fallecido en 2009.

Esta era la conclusión a la que, hace tan sólo unos días, llegaban en su última reunión técnica el responsable de la pinacoteca almanzorí, su director-conservador Juan Manuel Martín Robles, y los miembros de la Fundación pública que gestiona dicho museo: Andrés García Ibáñez, Antonio Martínez Pascual (alcalde de Olula del Río) y Antonio Ramón Salas (presidente de la Mancomunidad de Municipios del Valle del Almanzora), presidente, secretario y vocal, respectivamente, de la fundación.

Una decisión que ya ha sido trasladada a la familia y que se hará realidad en tan sólo unos meses, cuando se ultimen las labores de ampliación y remodelación que actualmente se están llevando a cabo en la primera planta del Museo Casa Ibáñez. Unos trabajos que permitirán a la institución contar con un nuevo espacio, totalmente equipado, en el que poder exponer permanentemente una selección de dicho legado.

Si bien los conservadores del Museo Casa Ibáñez ya pudieron tener consciencia de la importancia del "Legado Capuleto" a través de sus conversaciones con los familiares y mediante el análisis preliminar del inventario que los propios hijos del pintor (Francisco, Jorge y Alba Capulino-Lanuza) realizaron como paso previo a la firma del documento contractual que vincularía a la familia y la institución, el primer análisis de los fondos cedidos no sólo ha permitido corroborar el gran valor de éstos, sino que ha deparado algunas gratas sorpresas que aventuran ya que la colección depositada en la pinacoteca olulense permitirá el completo análisis, formal y estilístico, de la trayectoria de un artista enormemente valorado por la profesión pero poco conocido por el gran público.

No en vano, como parte de este importantísimo fondo se encuentran tanto algunas de las obras fundamentales del catálogo del pintor Indaliano, como algunas piezas inéditas que permitirán reconstruir sin interrupción temporal el recorrido artístico del pintor a lo largo de más de sesenta años; desde la década de 1940, cuando Capuleto se iniciase en el Arte, hasta el año 2004, fecha de sus últimos cuadros.

En base a los compromisos adquiridos por la Fundación Museo Casa Ibáñez con los herederos de Capuleto y la calidad de las obras que conforman el legado depositado, los miembros del patronato de rige dicha fundación han encargado ya al director del Museo Casa Ibáñez, Martín Robles la producción de una exposición antológica sobre Capuleto y la redacción del catálogo razonado de la obra del artista que forma parte del Movimiento Indaliano.

La exposición antológica se plantea tanto como un merecido homenaje al artista, y con él al núcleo central del Movimiento Indaliano, como una oportunidad única de conocer toda la trayectoria pictórica de Capuleto. Un pintor cuyas obras raramente se expusieron de forma individual y al cual gustaba poco mostrar su producción.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios