El Museo Ibáñez compra fotografías de Agustí Centelles para su colección

  • Las diez obras se centran en imágenes captadas durante la Guerra Civil

Comentarios 0

El Museo Casa Ibáñez de Olula del Río exhibe, desde hoy, diez fotografías míticas sobre la Guerra Civil española, obras de Agustí Centelles, el denominado Capa español.

Son copias de alto valor pues han sido positivadas sobre papel baritado con la técnica tradicional por Manel Serra de Barcelona, a partir de los negativos originales que datan del año 1936, y que obran en poder de los descendientes del fotógrafo.

La Fundación de Olula del Río ha adquirido las copias para su colección permanente, aunque sólo se exhibirán de forma intermitente, para que no sufran daños por la acción de la luz eléctrica en las salas de exposición.

En este primer periodo estarán expuestas dos meses. Esta adquisición engrosa unos fondos fotógraficos que hacen de la institución almeriense la mayor coleccionista de fotografía española contemporánea que hay en Andalucía, tras el mismísimo CAF.

Algunas de las fotografías son justamente célebres y aparecen en todas las publicaciones históricas sobre la contienda civil. Desde la "cola de votantes" de las últimas elecciones de la República, pasando por las del Frente de Aragón, o las estremecedoras del bombardeo de Lérida de 1937.

Centelles nació en Valencia en 1909. En 1910 toda su familia se traslada a Barcelona, donde se inscribe como fotógrafo en la Agrupación fotográfica de Cataluña. En 1932 trabaja ya como fotógrafo independiente haciendo reportajes para periódicos. Con su nueva Leica fotografía el levantamiento militar de 1936 y se va al frente con las milicias populares como reportero.

En 1939, terminada la guerra, sale de España y pone a salvo el archivo fotográfico; en una maleta lleva los 5000 negativos, que custodia, con éxito, en su paso por distintos campos de concentración. Trabaja en Carcasone y se une al grupo de la Resistencia francesa. Descubierto por la Gestapo decide volver a España. Antes confía su maleta de negativos a una familia de campesinos.

En España es juzgado y se le prohibe ejercer su profesión. En 1976, con el advenimiento de la democracia, vuelve a Carcasone y recupera la maleta de los negativos. Comienza a exponer su obra, que deslumbra, y en 1984 se le concede el premio nacional de artes plásticas. Muere en 1985. Recientemente ha sido objeto de una gran exposición que le valora ya como uno de los grandes fotógrafos de la historia. Sus imágenes se han comparado, en igualdad de condiciones, con las de Robert Capa.

Estas obras se suman a las ya adquiridas por el Museo en los últimos meses de 2007, un total de 46 nuevas obras -entre las que figuraba el Retrato de un caballero desconocido de Raimundo de Madrazo, perteneciente a una colección madrileña-, que se sumaron a la colección permanente del museo, integrada ya por más de 600 piezas, entre pintura, dibujo, grabado, escultura y fotografía, lo que convierte a la institución olulense en el mayor museo de arte moderno y contemporáneo de la provincia de Almería y el mayor museo privado de toda Andalucía. Dispone de 2000 metros cuadrados de superficie expositiva, repartidos en 16 salas.

En su colección, aparte de las obras de Andrés García Ibáñez, se encuentra toda la obra grabada de Goya en ejemplares de primera edición, pintura y escultura españolas del XIX y XX, así como la mejor colección privada de fotografía española contemporánea que hay en Andalucía. Sin duda, un Museo único que reúne una obra muy interesante.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios