El Niño de la Chata llena de embrujo y arte el Patio de Luces de Diputación

  • El joven cantaor almeriense presentó su nuevo disco 'A los viejos maestros'

Agustín Fernández Moreno, El Niño de la Chata, logró llenar de embrujo y arte el miércoles el Patio de Luces de Diputación. El cantaor almeriense presentó en el Palacio Provincial su último disco A los Viejos Maestros acompañado de la Diputada Provincial de Cultura, María Vázquez, y la Presidenta de la Federación de Peñas Flamencas de Almería, Consuelo Milán.

Arropado por sus familiares, amigos y aficionados al arte flamenco El Niño de la Chata cantó al son de la guitarra de Eduardo Aguilera.

El cantaor almeriense ha aunado en este disco varios palos de reputados artistas y los ha plasmado en un disco que ya está dando mucho de que hablar.

El Niño de la Chata es una de las jóvenes promesas del cante, su voz y sus cantes por bulerías, soleas, rumbas o cartageneras son alabadas por expertos de la materia. Este disco recoge desde una seguirilla de Antonio Mairena hasta una malagueña de Camarón.

La diputada de Cultura quiso destacar el magnífico trabajo de El niño de la Chata que había quedado patente en este cuarto disco. "Por eso queríamos acompañarlo y arroparlo. Se trata de un disco que tiene colaboraciones con los más reputados del panorama nacional. Sólo decirte que confiamos en tu talento y que vamos a tratar de apoyar y estar siempre al lado de las grandes promesas y figuras del arte almeriense".

Por su parte, Consuelo Milán destacó durante la presentación previa al concierto, que incluyó cuatro temas escogidos de este disco, que tal y como reconoció el artista este es su "disco más flamenco". Y es que, 'El Niño de la Chata' vive el flamenco con mucha intensidad y siempre ha sentido mucho respeto por los grandes. Agustín se despierta y acuesta escuchando flamenco. "Es un disco que se oye con mucho deleite, que aúna nueve temas basados en los principales maestros Manolo Caracol, Mairena y en alguien que está influenciado al máximo, Camarón. Desde que era niño ha heredado la tradición del flamenco, con 12 años murió su padre pero le dejó de herencia esa pasión por el flamenco", aseguró Milán.

El Niño de la Chata que estuvo acompañado de su esposa y de sus cuatro hijas interpretó varias piezas ante el público que se dio cita en el Patio de Luces.

El Taranto a Pedro El Morato fue algo apoteósico en la voz de El Niño de la Chata.

Lástima que muchos aficionados al flamenco y muchos miembros de peñas flamencas almerienses no arroparan en una noche tan especial a este gran cantaor almeriense.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios