Pablo Martín Laborda, un especialista en póker que pasó el invierno en Mojácar

  • Creador de la corresponsalía de TVE en Bruselas ofreció un recital poético en el pueblo

Notable jugador de póker aficionado, a Pablo Martín Laborda le propusieron dedicarse profesionalmente a las cartas. Él optó por jugar a la brisca con el periodismo, carrera que suma a la de Derecho y Ciencias Políticas, sin abandonar su fanatismo por el rugby particularmente por la selección francesa "a la que he seguido por todo el mundo.

"He estado en varios campeonatos del Mundo; habré asistido a diez, quizás más, Torneos de las Seis Naciones y tengo una vinculación importante con el rugby internacional, con la selección francesa era como uno de ellos", comenta.

No a Francia sino a Bélgica le envía TVE cuando nadie, y menos los chipriotas, soñaba con la Unión Europea. Era el tiempo del Benelux, una alianza económica entre belgas, holandeses y luxemburgueses. "Creé en Bruselas la corresponsalía de Televisión Española en el año 1974. En el año 77 me llamaron a Madrid, me dijeron que iba a entrar en un programa que se llamaba 'A toda plana'.

Pablo Martín Laborda, que no tenía ninguna intención de abandonar Bruselas, dijo que no y creó una empresa periodística que editaba cinco veces a la semana un Boletín, 'Europe', de casi 30 páginas dedicado exclusivamente a la Unión Europea.

Tras veintidós años en 'Europe', Martín Laborda se jubila en Mallorca donde lleva una vida plácida. Es a su regreso a Madrid cuando la aldaba poética le conmueve "tenía una facilidad asombrosa, mejor que escribir artículos sobre la Unión Europea. Por un momento pensé que la poesía española había perdido conmigo un genio, diez minutos más tarde pensaba que lo que había escrito era una catástrofe y lo tiraba. Era como una oscilación el bien y el mal rotundo".

El Yin se impuso al Yang de modo que se agotó la edición de su primer libro de poesía Poemas. Puros, impuros y vitriólicos publicado en el año 2006. Tras este éxito literario llegó Versos Atados y Sueltos, editado por Vitrubio Ediciones.

Pablo Martín Laborda ha pasado todo el invierno en Mojácar, localidad en la que brindó un recital de poesía, y Almería se le ha infiltrado en vena "creo que a la provincia no la han utilizado bien las autoridades relacionadas con el turismo. No saben sacar provecho a lo que tienen".

El próximo año, su mujer y él, prolongarán su estancia en Mojácar hasta bien entrada la primavera. Y posiblemente recite entonces por segunda vez algunos de los más de seiscientos cincuenta poemas que tiene en cartera pendiente de publicar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios