Pasión Vega, la reina de la copla

  • La cantante llenó el sábado el Teatro Auditorio de Roquetas donde presentó su nuevo disco 'Gracias a la vida' · La artista hizo un recital excepcional, donde cantó tangos, copla y rancheras con un mariachi

Fue una noche mágica en el Teatro Auditorio de Roquetas de Mar. El sábado, la cantante Pasión Vega dio un autentico concierto de más de dos horas, donde cantó tango, copla y rancheras. El público ante una artista de ese nivel, solo tuvo que rendirse y al final, puesto en pie despedirla como las estrellas se merecen. No cabía un alfiler en el Teatro Auditorio, ya que el público sabía que iba a disfrutar del arte y el poderío de una voz, que se puede catalogar hoy por hoy, como única.

La cantante iniciaba la gira de su nuevo disco, aparecido esta misma semana en Roquetas. Aparte, era la primera vez que cantaba las canciones de Gracias a la vida en directo al público. Eso sí, este espectáculo quizás sea el más completo que haya realizado hasta ahora, porque aparte de la faceta musical de Pasión Vega, también hay una parte teatralizada en torno al tango, y sobre todo, la cantante malagueña, se mueve al son de la música como nadie.

El recital comenzó con Pasión Vega vestida de largo, con pantalón y chaqueta y sombrero en mano. En un escenario, donde el sonido del bandoneón se apoderaba de las tablas, la artista cantó Garganta con arena de Cacho Castaña. Luego llegaría Cuesta abajo un tango con música de Carlos Gardel y letra de Alfredo Le Pera, dos iconos de la música argentina. Pasión transforma el tango argentino en tango flamenco.

Pero el tango de la noche estaba por llegar. Fue sin duda, Cambalache de Enrique Santos Discépolo. Pasión Vega lo hace suyo, lo envuelve con la magia de su voz y lo hace grande. La primera parte del espectáculo la cerró con Tardegris y Nostalgias, otro tango muy popular con el que Pasión Vega dejó bien claro que tiene un gran dominio de su voz en un genero que no es precisamente nada fácil.

La artista se dirigió al público agradeciendo sus aplausos y aseguró que "esta es una noche para compartir con vosotros todas aquellas canciones que me han ido acompañando a lo largo de todos mis años, tanto en mi infancia, mi juventud como en mi carrera artística. Queremos compartirlo con todos vosotros, en un lugar tan maravilloso como es Roquetas de Mar".

En la segunda parte del espectáculo, Pasión Vega aparece con un vestido rojo sobre el escenario. Suena la gramola y la voz de Miguel Molina, anuncia que llega el momento de los clásicos de la copla. Pasión canta La copa rota para dar paso A la Lirio, otro gran tema que el público acogió con agrado. En este apartado de copla, Pasión Vega cantó Y sin embargo te quiero, María La portuguesa donde rendía homenaje a Carlos Cano y Dime que me quieres.

Pero estaba por llegar la tercera parte del espectáculo, quizás la más apoteósica, puesto que la artista se acompaña de un mariachi para cantar una serie de rancheras. Comenzó con Ella (Me cansé de rogarle) de José Alfredo Jiménez, para continuar con El jinete donde la voz de Pasión recorre con unos arreglos diferentes a los habituales y sitúan la canción en un terreno más sofisticado musicalmente.

Un mundo raro, de José Alfredo Jiménez, tema con una letra excepcional que Pasión Vega hace una versión estremecedora. Y no podía faltar Noche de ronda canción universal que vuela por encima de géneros y autorías. Luego cantó Vete de mí, la canción del argentino Virgilio Hugo Expósito y que cierra el álbum. De discos anteriores, Pasión Vega cantó el tema Tan poquita cosa y luego quiso rendir un homenaje a Joan Manuel Serrat, para ella el mejor compositor español, cantando Lucía.

En el tramo final del concierto, Pasión Vega cantó María se bebe las calles del disco 'Banderas de nadie' y para cerrar la noche interpretó el tema Gracias a la vida, sorprendente versión. El público se puso entonces en pie.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios