Manu muñoz. artista plástico

"Pintar es un acto primitivo, no hay que olvidar eso"

  • El artista almeriense inaugura mañana la exposición 'The Flight' en AM Gallery-Arte 21 La fuerza del color caracteriza la muestra

Su obra pictórica siempre sorprende. Este amante del Cabo de Gata inaugura mañana viernes a las 20:30 horas la exposición The Flight en galería AM Gallery y Arte 21 en la calle de las Tiendas.

-¿Con qué vuelve a sorprender Manu Muñoz?

-El espectador se encontrará con unos trabajos que tienden más hacia la figuración. Los conceptos que he ido incorporando son nuevos en mi obra, aunque al final todo va dirigido a lo mismo, la recreación plástica de nuevos mundos, nuevos escenarios. Las formas, la pintura, todo lo que contiene la obra no es más que un vehículo para llevar a cada cual a un destino diferente.

-¿Cuántas obras cuelga en esta prestigiosa galería?

-Pues he traído un total de dieciséis obras, alguna pequeñas, pero en su mayoría de gran formato. Hay algunas que pinté hace un par de años y otras bastante recientes. Son obras que encierran en su ADN casi todo lo que me ha ido ocurriendo en todo éste tiempo, no son meras representaciones pictóricas y eso se percibe cuando las miras. Te llevan lejos, te invitan a vivirlas.

-Se aprecia que te sientes mucho mejor trabajando con grandes formatos.

-Sí, así es. Un resultado cambia mucho cuando se trata de un formato grande. Cuando el tamaño de la obra física supera al espectador la cosa cambia, funciona de manera distinta. Me resulta más difícil acabar una obra pequeña que una grande, no sé muy bien el motivo.

-Su obra siempre es muy personal y característica. Cuando su obra se divisa siempre lleva el sello Muñoz. ¿A qué cree que se debe esto?

-Bueno, tener un sello personal no es algo pretendido. Yo creo que todo el mundo lo tiene, pero quizá no hayan trabajado lo suficiente como para sacarlo a relucir. Al igual que cada cual tenemos nuestra propia personalidad, algunos más acentuada que otros, se puede tener un estilo. Solamente necesitamos despojarnos de lo que no nos pertenece, de las influencias externas, todo ello en un proceso que tiene que ser bastante natural. Básicamente, se trata de encontrarse, algo que parece sencillo pero que en absoluto lo es.

-Hace 14 años que deslumbró con la muestra El dolor de la luz en el CAMA. ¿Qué balance podría hacer de todo lo acontecido en este tiempo?

-Pues en tanto tiempo, como es natural, han ocurrido un montón de cosas y muchas otras se han transformado. En esos catorce años, en lo personal, me ha ocurrido de todo, cosas buenas y no tan buenas, pero todo me ha servido. He tenido etapas más productivas y otras no tanto, pero siempre he estado ligado al arte de alguna forma. El resultado de todo esto es también algo circunstancial, efímero, porque si algo he aprendido en todo este tiempo, sobre todo pasados los treinta, es que no vale sólo con vivir, sino que hay que estar vivo.

-¿Qué importancia tiene el color en su obra en general?

-Pues antes, que era un poco más bruto que ahora, le prestaba la atención justa. Ahora creo que le empiezo a dar la importancia que tiene, no solo en mi obra, sino en todo. Es sorprendente ver que un pequeño matiz en cualquier tipo de color puede cambiarlo todo. Hay series, como está que presento ahora en AM Gallery, que el color tiene un papel más importante que en otras ocasiones, de hecho creo que es el eje de todas las obras, porque al final, lo representado en ellas no deja de ser un pretexto.

-Es un artista que siempre esta innovando y sobre todo experimentando. En estos momentos en que situación se encuentra su capacidad creativa.

-Pues al contrario que en años anteriores que el hecho de innovar y experimentar era algo febril y perseguido, ahora me encuentro en un punto en el que creo que no importa tanto la novedad entendida como algo innovador. Entiendo que el arte debe situarse fuera de un análisis más propio de las nuevas tecnologías o de la moda, donde todo debe cumplir unas exigencias que habitualmente van ligadas al mercado. Pintar es un acto primitivo, no tenemos que olvidar eso.

-Imagino que ya estará pensando en futuras series y nuevas obras. ¿En qué trabaja en este momento?

-Sí, así es. Hay prevista una exposición en Madrid para finales de invierno que, efectivamente, ya he empezado a preparar. Me apetece seguir con el "discurso" que presento en The Flight creo que aun le queda jugo a esa fruta.

-Aunque la crisis afecta de una manera considerable a la cultura, Manu Muñoz sigue su trabajo. ¿Hacia dónde camina todo esto Manu?

-Precisamente porque creo que lo que falta aquí es dedicación, amor por lo que se hace y profesionalidad, por eso trabajo a diario y procuro hacerlo bien. Mi labor no va a salvar el mundo, pero tengo que cumplir con el papel que he elegido, me parece que es lo mas honesto. Para nadie es novedad que vivimos en un país dominado en su mayoría por gente que no está preparada y que en algunos casos traspasan la línea que separa la legalidad del delito. En España ahora existe una crisis económica que afecta a la cultura, pero no es más que el resultado de una crisis cultural añeja que está dando sus frutos. Si España fuese un país con una base cultural fuerte no tendríamos este selecto elenco de políticos mediocres, jamás hubiera ocurrido eso. Los recortes en educación y cultura no hacen otra cosa que preparar el terreno para una segunda embestida, es más fácil engañar y robar a un pueblo de ignorantes. No sé donde nos llevará todo esto, pero confío en que algún día dejemos de ser tan dóciles y pongamos las cosas en su sitio.

-¿Qué le pide al futuro?

-Salud y amor con todo lo que lleva aparejado. Con esto ya puedo funcionar sin problema. Y por supuesto, sueño con que el panorama social mejore.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios