Princesa de Galas

A pocos días de haber celebrado su 58 cumpleaños, Isabel Preysler conserva su atractivo innato, propio de las bellezas atemporales, así como su arma, ya poco secreta, que nace de la combinación exquisita de la elegancia y el saber estar.

Lejos de pasar desapercibida, Isabel, de origen filipino, ha acaparado más portadas que cualquier española e incluso que todos sus maridos juntos. A su llegada a España siendo una adolescente se enamoró de Julio Iglesias en una fiesta organizada para la alta sociedad. Preysler, que entonces vivía en casa de sus tíos, se casó con el cantante y dejó apartados sus estudios sobre Secretariado Internacional. El popular cantante español la introdujo definitivamente en los círculos de la jet set madrileña. Aunque tras siete años de matrimonio la ya consolidada como reina de la elegancia en el papel cuché, se separó del cantante con tres hijos en común, Chábeli, Julio y Enrique, y cuentan los rumores que no fue una separación amigable, por lo que dicen que Preysler le aventuró a su primer ex marido: "Voy a tener más portadas que tú".

Después de aquello dio cuentas de sus dotes para los negocios y utilizó su impecable imagen como moneda de cambio. Grandes firmas como Porcelanosa, Ferrero Rocher o la joyería Suárez vieron en la filipina un reclamo con glamour, que dicho sea de paso, muy pocos famosos lo han conseguido tras recoger su testigo, y eso que George Clooney no cabe duda de que es un buen tirón.

Después de su fracaso matrimonial con el cantante, Isabel se enamoró apasionadamente del Marqués de Griñón, y tan pronto se casaron tuvieron una hija, Tamara, que apenas pudo disfrutar de cierta estabilidad familiar porque sus padres se separaron a los cinco años de casarse.

Sus apariciones públicas y sus exclusivas pactadas con conocidas revistas españolas del corazón, le proporcionaron aún más notoriedad en la opinión pública, aunque también muchos comentarios negativos sobre su inestabilidad emocional. Sus dos matrimonios frustrados a los 35 años con hombres poderosos del país- un consolidado cantante internacional y un grande de España- desencadenaron numerosas críticas sobre sus intenciones y su ambición.

Sin embargo acalló rumores desde con su tercera boda con Miguel Boyer en una ceremonia civil e íntima, aunque es cierto que se vio obligada a ocultar su nueva conquista durante un tiempo, por la cercanía respecto a la ruptura con Carlos Falcó. La filipina y el ex Ministro de Economía, que aumentaron la familia con Ana Boyer al año de casarse, cumplieron veintiún años de matrimonio en enero de este año, confirmándose así, que este es su verdadero amor.

Isabel Preyler es de esas pocas abuelas que mantiene un estricto régimen alimenticio y cuida su imagen al máximo, y a pesar de que ha recurrido a los milagros del bisturí, recomienda, sobre todo, dormir mucho para estar bella, algo que también sugería otra de las bellezas atemporales de nuestra época, la italiana, Sofía Loren.

Preysler que rentabiliza su imagen casi como una top model, declara que es capaz de dormir una media de doce horas seguidas, aunque completa su ritmo diario practicando un poco de padel y golf.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios