Roland Dyens muestra su sensibilidad con un gran recital en la Escuela de Arte

  • Lleno para disfrutar de uno de los 100 mejores guitarristas vivos que hay en todo el mundo

Tras concluir su concierto, se levantó, dejó la guitarra encima de la silla y la señaló, como indicando al público que los aplausos, numerosos, debían ser para el instrumento. Pero la belleza estética y la calidad de las maderas del mismo no servirían para nada si no fuera por la genialidad interpretativa de Roland Dyens, que deleitó con un portentoso recital. El intérprete demostró con calidad técnica y sensibilidad, en el concierto del martes en el XIV Certamen Internacional de Guitarra Clásica Julián Arcas, que organiza Cajamar, el motivo por el que ha sido incluido entre los cien mejores guitarristas vivos de todos los estilos musicales.

La Escuela de Artes se llenó para disfrutar de un hermoso recital, en el que Roland Dyens, como siempre realiza en sus actuaciones, sorprendió con un repertorio del que no informa previamente y que va explicando como introducción de cada tema. Influido por la improvisación del jazz, realizó un recorrido por diferentes países, épocas y estilos musicales, dejando un poso de satisfacción en todo el público.

Roland Dyens es un guitarrista clásico con mente jazzista, en el sentido de la improvisación sobre el escenario y de ser sincero con el entorno y el evento en el que participa. De esta manera, el programa lo adapta al estado de ánimo y el espacio en el que se celebra. Se notaba que se sentía a gusto en la Escuela de Artes y en el Certamen de Cajamar, donde también forma parte del jurado, y a lo largo de más de una hora, logró conectar con el público, gracias el virtuosismo en la interpretación, la calidez de su música y la brillantez técnica. Un placer para los sentidos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios