Ruta histórico-literaria por el pasado sefardí de Vélez Blanco

  • La visita guiada contó con la presencia de Dietmar Roth, Justo Pageo y Antonio Pareja

El pasado sábado se celebró en Vélez Blanco la ruta histórico-literaria con motivo de la publicación de la novela El amigo judío, de Justo Pageo Ruzafa, velezano de nacimiento residente en Aranjuez.

Trabajó en diferentes áreas del Ministerio de Educación, es realizador de audiovisuales, guionista y escritor, plasmándose su gran creatividad en importantes obras como su documental en tres partes sobre la expulsión de los moriscos para TVE o su vídeo sobre la construcción y el expolio del castillo de Vélez Blanco Orgulloso el viento hería.

Esta ruta contó con la presencia de Antonio Pareja, ilustre sefardí de Toledo y, entre muchas otras cosas editor, escritor, gestor cultural e importante intelectual, quien ha realizado proyectos de prestigio internacional referente al patrimonio histórico-artístico y su puesta en valor mediante eventos y rutas culturales y, especialmente, en relación con los vestigios de la presencia judía en Toledo.

El recorrido con explicaciones históricas por parte del propio Antonio Pareja y del historiador y concejal de Cultura de Vélez Blanco, Dietmar Roth, y citas de la obra por parte del propio Justo Pageo, comenzó en la explanada del castillo de Vélez Blanco, donde Roth entregó los regalos institucionales del ayuntamiento de Vélez Blanco a Pareja y Pageo, resaltando la intención de recuperar la memoria de la presencia judía y conversa en este municipio, documentada desde 1444.

Aparte del valor histórico en si, se pondrá en valor también desde el punto de vista turístico con jornadas sobre comida y música sefardí.

Pageo y Roth señalaron que el patio renacentista fue comprado por George Blumenthal (1858-1941), destacado banquero judío nacido en Frankfurt y un gran humanista, presidente del Mount Sion Hospital y del Museo Metropolitano de Nueva York.

Roth recordó a los asistentes a la ruta de que Vélez Blanco es desde 2010 Municipio por la paz, con un decálogo de buena convivencia, donde priman la tolerancia y diálogo intercultural, citando al filósofo judío Baruch Spinoza (1632 -1677): "No reír, no llorar ni detestar, sino entender las acciones humanas"; frente a los fundamentalismos, las ideologías asesinas y los actos terroristas que desprecian la vida humana y la convivencia pacífica.

La ruta siguió por el Cerro del Judío, el cortijo de Juan Grande y el castillo de Xiquena, escenarios de la novela de Pageo. Antonio Pareja resaltó la presencia de vestigios de los judíos en la vida cotidiana, como pueden ser platos como el potaje de trigo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios