Seducidos por las sevillanas y el albero

Escenario de encuentros y de fiestas, de recuerdos inolvidables, la Feria de Abril es el decorado natural perfecto para guardar instantáneas como las que, este año, se han producido. A pesar de la lluvia y el viento, constantes prácticamente hasta el viernes, las visitas de rostros conocidos al recinto del Real no han decepcionado. Algunas son un clásico y otras, pocas desde luego, han constituido una auténtica sorpresa para quienes con ellos se han encontrado.

El no haber podido disfrutar del paseo de caballos al mediodía, casi en ninguna jornada, ha provocado que muchos de estos personajes se lo pensaran dos veces antes de acercarse a ninguna caseta pero, al final, el sol animó al personal y, a partir de la mitad de la semana sobre todo, el panorama social resultó mucho más lucido. Antes, con la lluvia como telón de fondo, el martes se entregaron los "claveles de la prensa" -galardón que conceden los periodistas en su caseta-, a Antonio Garrido, el presentador de televisión, y Manuela Carrasco. Este acto, que contó con una mención especial a los Victorio y Lucchino por su aportación a la moda, fue el arranque de un carrusel seguido, el miércoles, por Marisa Jara y ex Miss Sevilla, vestidas de Pilar Vera y peinadas y maquilladas por Paco Cerrato.

Un día después sí pudimos ver ya a María Teresa Campos y su hija Terelu o a dos "pesos pesados" de la comunicación española como Mariló Montero y Ana Rosa Quintana, acompañadas por sus respectivos esposos, Carlos Herrera y Juan Muñoz. Las dos periodistas escogieron a Cañavate como creador de sus trajes de flamenca, si bien la Quintana, la vez primera, apareció de calle. Más tarde, Falete, que bautizó esta Feria como "la de la piragua", se acercó con su grupo de amigos a Los doce pajaritos, mientras que Vicky Martín Berrocal, aprovechó a última hora para lucir una de las piezas de su nueva colección -en rojo pasión homenaje a Valentino-; Carla Goyanes tomó del brazo a Aurora Gaviño -una de las más aclamadas, en cuestión de moda flamenca, por los populares-, y se dispuso a disfrutar la fiesta hasta los albores de la mañana; y Raquel Revuelta, y su marido Miguel Ángel, también se divirtieron de lo lindo.

Igual hizo el matrimonio formado por Judith Mascó y Eduardo Vicente, que se unió al grupo del alcalde de Sevilla, y otras autoridades del Ayuntamiento de la ciudad, y terminó tomando buñuelos a las seis de la mañana. Fue la presencia más difícil de captar de todas aunque este periódico logró hacerse con la instantánea de ella y, también, de la de los concursantes de "Se llama copla", encabezados por Joana Jiménez, la ganadora, feliz por el bonito momento que atraviesa.

Por su parte, María del Monte, rodeada de gente como Inmaculada Casal, Ana Cristina Ramírez o el diseñador Cristo Báñez, citó a la prensa, una vez terminó su trabajo en el programa que presenta en Canal Sur, y hasta cantó para sus invitados. A Báñez, el preferido de la casa de Alba, tanto la duquesa como su hija Eugenia y su nieta Tana, junto a Genoveva Casanova, le encargaron diferentes modelos para poder elegir con cuál se dejaban ver por la Feria. La primera y Carmen Tello, tomaron el viernes rumbo a una selecta carpa en mitad del consiguiente revuelo mediático. La segunda prefirió dejar a su niña que fuera con su tío, Cayetano Martínez de Irujo y, la tercera, dejó para ayer su feriante paseo.

Con el fin de semana, y la asistencia multitudinaria del público, los famosos se marchan a descansar ondeando, como en la sevillana de El adiós, "un pañuelo de silencio a la hora de partir…".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios