Solidaridad con rostro amable

Que hacer bien a los demás es un excelente motor para aumentar nuestra belleza, es algo que, sólo quienes lo practican, pueden experimentar. Y a las pruebas nos remitimos puesto que, tanto Manu Tenorio -junto a su reciente esposa, Silvia Casas-, como Sandra Ibarra, resplandecían ayer durante el acto en el que se entregaron los Premios Alqvimia a la "Belleza Solidaria 2008".

Así, de un lado, la pareja formada por Manu y Silvia representaron la labor realizada desde la "Asociación Crecer", organismo dedicado a ayudar a niños con problemas de crecimiento con el que, no hace mucho, comenzaron a colaborar ambos. "Conocimos su existencia en una cena y surgió mucho feeling. El 20 por ciento de las compras de productos de Alqvimia de este año se dedicará a ayudar a esta causa", explicaba un pletórico Tenorio que, haciendo honor a su romántico apellido, consideró su paso por el altar como lo más destacado del 2008 que termina. "He tomado una decisión muy importante uniéndome con la que estoy convencido es la mujer de mi vida". ¿Algún cambio respecto al tránsito de la soltería al matrimonio? "A excepción del estado civil, todo sigue igual. Estábamos muy convencidos de los que hacíamos", aclaraba el cantante al tiempo que miraba con azules ojos enamorados a su mujer. "Lo del nombre aún se me hace bastante raro y, a veces, Silvia me corrige cuando, en vez de "mi señora", todavía sigo diciendo "mi novia". Con la vista puesta en las vacaciones de Navidad -y próximos proyectos laborales con los que nos sorprenderá en Enero-, el sevillano confesó que se encuentra inmerso el que es sin duda uno de sus mejores momentos.

Por su parte, Sandra Ibarra se emocionaba al pensar cómo, una lucha iniciada personalmente hace más de una década -y profesionalizada recientemente en su propia fundación frente al cáncer-, sirve para ayudar a muchas personas que, como ella misma, sufren la experiencia de padecer esta enfermedad. "Cuando me comentan que soy valiente pienso que hay gente que lo es mucho más que yo", reflexionaba la galardonada para nuestros lectores. Y continuaba. "Esta mención tiene un significado especial por reconocer lo interior y lo exterior, que me toca muy de cerca por mi trabajo. Me siento muy feliz".

Con una relación asentada al lado del periodista Juan Ramón Lucas, Sandra confirmó, a la hora de afrontar una realidad tan dura como la suya, la importancia no sólo del estado de ánimo del afectado sino de la influencia quienes tenga a su alrededor. "El amor, cura", afirmaba refiriéndose a su compañero. Orgullosa de las becas de investigación científica que promociona la propia Fundación Sandra Ibarra -y que comenzarán a desarrollarse en enero-, la modelo tiene intención de seguir apostando por la vida pidiendo, como anticipado regalo de Reyes Magos, "salud para mí y para los míos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios